lunes, 22 de octubre de 2012

¿Por qué los insectos no pueden ser más grandes?


Sin duda uno de los subgéneros en la ciencia ficción es el de insectos gigantes (hormigas, escarabajos...) Sin duda nos parece terrorífico el pensar en una hormiga de dos metros, acostumbrados al tamaño de los insectos. Pero ¿por qué los insectos tienen ese tamaño? Los investigadores no lo saben con exactitud, aunque hay varias hipótesis para explicar por qué los insectos y otros artrópodos no son más grandes.

FUENTE

La primera hipótesis es que los exoesqueletos de los insectos no son lo suficientemente fuerte como para soportar que fuesen más grandes.

Debido a que los exoesqueletos son rígidos, los insectos necesitan mudar a medida que crecen, desprendiéndose de la vieja piel. Los científicos han sugerido que esta vulnerabilidad pone un límite al tamaño. Si fuesen más grandes, en el transcurso de la muda, serían una fuente de comida para un depredador. Un estudio encontró que el tamaño de las moscas se redujo durante la evolución, lo que sugiere que las pequeñas criaturas son más capaces de evitar el ataque de sus depredadores.

Los insectos tienen sistemas circulatorios abiertos, donde la sangre y fluidos corporales no están unidos en los vasos, como es el caso de la mayoría de los vertebrados. Esto hace que sea más difícil mover la sangre a lo largo de un gran cuerpo, ya que la circulación se ve obstaculizada por la gravedad, que tira de la sangre hacia abajo.

Tal vez la hipótesis más plausible, y que el fisiólogo John Harrison ha estudiado ampliamente, es el papel desempeñado por el oxígeno. Los insectos respiran a través de pequeños tubos llamados tráqueas, que pasivamente transportan el oxígeno de la atmósfera a las células corporales. Una vez que los insectos alcanzan cierto tamaño, el insecto necesita por lo tanto más oxígeno. Hace unos 300 millones de años, muchos insectos eran mucho más grandes de los actuales, en ese momento, el contenido de oxígeno en la atmósfera era de 35 por ciento, en comparación con 21 por ciento en la actualidad. Harrison ha demostrado que casi todos los insectos se hacen más pequeños si se crían en condiciones de bajas cantidades de oxígeno.

Pero todo esto son hipótesis con fundamentos, pero los científicos hoy en día, no entienden exactamente por qué los insectos no son más grandes.


Vía: LiveScience

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog