viernes, 19 de junio de 2015

Moby Dick: La novela que acabó con su autor


Herman Melville (1819-1891), tenía todo lo que un joven autor podía soñar. Con 30 años, había viajado alrededor del mundo y escrito cinco libros, entre ellos dos best-sellers. Se había casado con la hija de un prominente juez, y era dueño de una hermosa granja y la gente le pedía autógrafos. Más tarde escribió Moby Dick y arruinó todo.

Hoy en día, Moby Dick es aclamada como la gran novela estadounidense, pero en la época de publicación fue un fracaso para Melville. Los lectores no podían con su difícil narrativa . Los críticos la tachaban como los desvaríos de un loco. Cuando Melville intentó recomponerse escribió otra obra titulada "Pierre o las ambigüedades", las críticas fueron más negativas todavía, y cimentó su reputación de lunático. Con tan sólo 33 años, Melville había terminado su carrera como novelista. Cuando murió en 1891, a la edad de 72 años, la gente se sorprendía porque pensaban que llevaba muerto décadas. Tomaría medio siglo resucitar el legado del autor.

Melville  FUENTE

En 1839, con 20 años de edad, Melville se subió a un barco mercante atracado en la ciudad de Nueva York y viajó a Liverpool como grumete. Dos años más tarde, se unió a un ballenero llamado Acushnet y partió hacia el Pacífico. En el ballenero escuchó un montón de historias sobre ballenas terroríficas. Entre ellas escuchó la historia de Mocha Dick, una ballena que había atacado al menos 100 buques y envió 20 barcos al fondo del océano. La ballena llevaba arpones clavados en su cuerpo, un recordatorio espantoso de cómo muchos hombres no habían logrado matarla, muriendo en el intento. Una década más tarde, Melville intentaría hacer inmortal, la historia de esta ballena.

Después de cuatro años de aventura por los mares, incluyendo un encuentro con caníbales de la Polinesia y una temporada en una cárcel de Tahití. Melville dejó el mar para embarcarse en un viaje literario. Su primer libro, "Typee", fue un éxito de ventas inmediato, haciendo de él uno de los escritores de aventuras mas queridos de Estados Unidos. Su segundo, "Omoo", también fue un gran éxito. Ambos eran fáciles y divertido de leer. Melville se convirtió en una máquina literaria y produjo casi un libro al año. Por 1849, él ya había empezado su sexta novela: Moby-Dick.

Los primeros borradores de Moby-Dick comenzaron igual que el resto de las historias de Melville, pero el autor tomó una decisión que cambiaría su vida: Se trasladó a Pittsfield, Massachusetts, donde se hizo amigo del escritor Nathaniel Hawthorne. La relación se convertiría en una de las amistades literarias más intensas de todos los tiempos. Cuando Hawthorne le sugirió que reescribir el relato desde un punto metafísico, Melville estuvo de acuerdo. Melville envió la obra a su editor en 1851.

Nathaniel Hawthorne  FUENTE

Las críticas no tuvieron piedad. "El Ateneo de Londres" llamó a Moby-Dick, "Basura perteneciente a la peor escuela de la literatura de dementes". La Gaceta Literaria de Londres dijo que la historia hizo a los lectores desear que tanto Melville como sus ballenas se hundieran en el fondo de un mar insondable. En EEUU dijeron que Melville tendría que pagar por crímenes contra la lengua inglesa.

Las malas críticas no fueron todas achacables a Melville. La primera edición británica omitió accidentalmente el epílogo. El editor también eliminó 35 pasajes cruciales para "no ofender sensibilidades delicadas políticas y morales." Los críticos y aficionados por igual esperaban una aventura en el océano salvaje. En cambio, Melville les dio 635 páginas de un "ladrillo filosófico".

Edición de 1851 de Moby Dick  FUENTE

Sólo se vendieron 3.715 copias de Moby-Dick en vida de Melville. Su popularidad se desplomó y también lo hizo su cuenta bancaria. Tras escribir unos cuentos y relatos cortos.  En 1863, Melville regresó a la ciudad de Nueva York y se convirtió en un inspector de aduanas. Él realizó este trabajo para el resto de su vida, escribiendo poesías en su tiempo libre.

En 1867, el hijo mayor de Melville se suicidó, y el autor entró en una gran depresión. El día después de la muerte de Melville, su obituario apareció en un solo periódico. Era seis miserables líneas. Melville tendría que pasar tres décadas bajo tierra, antes de los críticos se dieron cuenta de que había algo más en el interior de Moby Dick. Las cosas cambiaron en 1919, cuando Raymond Weaver, un estudiante graduado de Columbia, fue empujado por su antiguo profesor Van Doren,  editor de The Nation a escribir un breve homenaje en el centenario del nacimiento de Melville. Weaver se involucró tanto que dos años más tarde, había escrito la biografía de Melville.

En la década de 1920, cuando se redescubrió Moby-Dick, se dieron cuenta de que tenía prosa artística, ideas iconoclastas, rico simbolismo, temas universales. Se mezclaba ficción con realidad. Fue experimental. Los críticos finalmente entendieron por qué Moby-Dick había sido tan mal recibida porque iba 70 años por delante de su tiempo.

El cine hizo el resto.




Vía: Neatorama


4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Un artículo muy completo, enhorabuena.

    Moby Dick es uno de los referentes de la literatura a nivel mundial y debería estar fomentada su lectura en escuelas e institutos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Los críticos de su época no se equivocaron, es un libro caótico tanto en su narrativa, interrumpida constantemente por capítulos estériles donde el autor divaga sobre cualquier asunto relacionado meramente con la caza de ballenas de su época (hasta hay un capítulo entero dedicado a hablar sobre los distintos tipos de cáñamo con lo que se hacen las cuerdas de los arpones) como en su estilo, que puede pasar de la descripción más objetiva al soliloquio más descabellado del autor/protagonista, pasando por fragmentos teatrales y hasta poéticos...

    Que la gente no confunda las adaptaciones para adolescentes, donde se han elegido los capítulos mejores, que alguno bueno tiene entre sus 135 más epílogo, y más amenos, con la verdadera novelas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Chavalote. Más tonterías es imposible decir en tan poco espacio. Moby Dick es una obra maestra que, por supuesto, no entendiste siquiera DE QUÉ HABLA REALMENTE. Penoso, tu comentario.

      Eliminar

Archivo del blog