lunes, 26 de octubre de 2015

El oficial nazi que rescató a "El pianista"


Durante la Segunda Guerra Mundial Wilhelm "Wilm" Hosenfeld salvó a numerosos polacos y al menos a dos judíos de ser ejecutados. Uno de estos judíos fue Wladyslaw Szpilman, en cuya historia se basó la película de Roman Polanski "El Pianista".

Szpilman   FUENTE

Wilm Hosenfeld nació en la familia de un piadoso maestro de la escuela católica que vivía cerca de la ciudad alemana de Fulda. Durante la Primera Guerra Mundial, luchó en el frente donde fue herido y en 1917 recibió la Cruz de Hierro de segunda clase.

Hosenfeld se unió al partido nazi en 1935 y fue reclutado por la Wehrmacht en agosto de 1939. Él fue enviado a Polonia a mediados de septiembre de 1939 y permaneció allí hasta su captura por el ejército soviético el 17 de enero de 1945. Su primer destino fue Pabianice, donde participó en la construcción y explotación de un campo de prisioneros. Después, fue envíado a distintos destino hasta que fue trasladado finalmente a Varsovia en julio de 1940, donde pasó el resto de la guerra, en su mayor parte en el Wach-Bataillon 660, formando parte del WachRegimiento de Varsovia en el que era oficial de deportes.

A medida que pasaba el tiempo Hosenfeld se desilusionó con el partido y sus políticas, sobre todo al ver como se trataba a los polacos y a los judíos. Sus acciones en favor de los polacos comenzaron ya en el otoño de 1939, permitió que las familias de los prisioneros de guerra polaco tuvieran acceso a ellos, e incluso presionó con éxito para la pronta liberación de al menos un de ellos. Hizo un esfuerzo para aprender la lengua polaca y asistiá a misa en las iglesias polacas, cosa que estaba prohibida por el régimen nazi.

William Hosenfeld  FUENTE

El primer judío al que ayudó Hosenfeld fue a Leon Warm. Warm se había escapado de un tren de exterminio nazi de Treblinka durante las deportaciones de 1942 del gueto de Varsovia. Wilm le dio una identidad falsa y un trabajo.

Durante su estancia en Varsovia, Wilmn Hosenfeld utilizó su posición para dar refugio a muchas personas que se encontraban en peligro de ser detenidas por la Gestapo. A veces les conseguía los papeles que necesitaban y puestos de trabajo en el estadio deportivo que estaba bajo su supervisión.

En noviembre de 1944, Hosenfeld conoció al músico judío Wladyslaw Szpilman, que estaba escondido en un edificio abandonado desde agosto de 1944. Cuando descubrió al demacrado Szpilman y se enteró de que era pianista le pidió que tocara algo en un piano que había en la planta baja del edificio. Szpilman tocó Nocturne de Chopin en Do sostenido menor. Hosenfeld le mostró a Szpilman un lugar mejor para esconderse y le traía pan y mermelada en numerosas ocasiones. Le regaló uno de sus abrigos para soportar el frío. Szpilman no supo el nombre del oficial hasta más adelante.




Hosenfeld fue capturado por los soviéticos en Błonie, una pequeña ciudad polaca de unos 30 km al oeste de Varsovia. Fue condenado a 25 años de prisión en 1950 bajo los cargos de haber maltratado en los interrogatorios a prisioneros durante el Levantamiento de Varsovia. Los soviéticos ignoraron sus declaraciones de que él había ayudado a judíos y polacos y que sólo era responsable de la escuela de deportes y el entrenamiento de los soldados alemanes. Warm y Szpilman solicitaron a los soviéticos la liberación de Hosenfeld. Los soviéticos se negaron a considerar las peticiones, en la creencia de que Hosenfeld había estado involucrado en crímenes de guerra. En 1952, Hosenfeld murió después de una paliza en una prisión soviética.

En noviembre de 2008 Hosenfeld fue honrado por Yad Vashem con el "Justo entre las Naciones", diez años después de que Szpilman hubiese solicitado este reconocimiento.

Sus acciones para salvar a Szpilman fueron inmortalizadas en "El Pianista", una película de 2002. Basada en el libro de memorias de Wladyslaw Szpilman. En la película Hosenfeld es interpretado por Thomas Kretschmann.




Vía: War History Online

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog