miércoles, 20 de abril de 2016

El ping pong en la Guerra Fría


Hace cuarenta y cinco años, en plena Guerra Fría las tensiones entre los Estados Unidos y la China comunista se redujeron gracias a una herramienta diplomática extraña: una mesa de ping-pong. El 10 de abril de 1971, el equipo de tenis de mesa de EE.UU. llegó a China en una visita de 10 días, convirtiéndose en el primer grupo de estadounidenses en más de 20 años que llegaba al país. Este viaje dio lugar a un diálogo entre las dos naciones, abriendo la puerta a la visita visita a China del presidente Richard Nixon en 1972.

Desde la revolución comunista de Mao Zedong en 1949, las relaciones entre la República Popular de China y los Estados Unidos eran muy tensas. En 1971, sin embargo, ambas naciones estaban buscando abrir un diálogo. La alianza de China con la Unión Soviética se había deteriorado y produjo una serie de choques fronterizos y el Presidente Mao creía que una buena relación con los estadounidenses podría servir como elemento de disuasión contra los rusos.

Los dos países abrieron conversaciones secretas, pero el verdadero avance se produjo gracias a un encuentro público entre un par de jugadores de ping-pong. Durante los campeonatos del mundo de tenis de mesa de 1971 en Nagoya, Japón, el estadounidense Glenn Cowan se subió al autobús que llevaba al equipo nacional chino. La mayoría de los chinos miraron el americano con recelo, pero Zhuang Zedong, el mejor jugador del equipo, se adelantó para estrechar la mano de Cowan y hablar con él a través de un intérprete. Incluso le hizo un regalo: una imagen de pantalla de seda de la montaña Huangshan de China. Cowan, le devolvió el gesto al día siguiente, dándole a Zhuang una camiseta estampada con un símbolo de paz y la letra de los Beatles "Let It Be." Los fotógrafos captaron la imagen y fue la comidilla de todo el campeonato.

Zhuang Zedong y Glenn Cowan  FUENTE

Zhuang y el resto de los jugadores chinos habían llegado a los campeonatos de tenis de mesa de 1971 con órdenes estrictas de evitar el contacto con los estadounidenses, pero al enterarse de lo sucedido, el Presidente Mao vió una oportunidad política. Unos días más tarde, cuando el equipo de Estados Unidos se disponía a salir de Nagoya, Mao sorprendió al mundo, invitándoles a hacer una visita a China. Después de consultar con su embajada, los jugadores aceptaron.

La histórica visita comenzó el 10 de abril de 1971, cuando 15 jugadores de tenis de mesa americanos, entrenadores del equipo y cónyuges cruzaron un puente de Hong Kong a China. El equipo de Estados Unidos estaba formados por jugadores amateurs que habían tenido que pedir prestado el dinero para llegar a los campeonatos de Japón. Ahora, sólo unos pocos días más tarde, se habían convertido inadvertidamente los diplomáticos americanos más importantes del planeta. Un grupo de periodistas occidentales acompañaba al grupo.

FUENTE

Después de cruzar la "cortina de bambú", el equipo de Estados Unidos pasó 10 días viajando a través de Guangzhou, Beijing y Shanghai y disfrutando de las vistas y sonidos de la República Popular. Los jugadores de Estados Unidos fueron tratados como grandes dignatarios. Pero el fantasma de la Guerra Fría nunca desapareció del ambiente. Durante una parada, el responsable del equipo Graham Steenhoven contó que una bandera norteamericana de bienvenida, había sido colgada sobre una pared pintada con las palabras "¡Abajo el yanqui opresor y sus lacayos!"

Glenn Cowan en China  FUENTE

Los jugadores de Estados Unidos participaron en una serie de partidos de exhibición de ping-pong bajo el lema " Primero la Amistad y luego la competición." Los jugadores chinos ganaron la mayoría de los partidos de calle. El viaje estadounidense culminó en el Gran Salón del Pueblo de Pekín, donde el equipo tuvo una audiencia histórica con el primer ministro chino Zhou Enlai. El equipo de tenis de mesa estadounidense dejaría de China el 17 de abril.

Al año siguiente los chinos enviaron a su equipo de tenis de mesa a los Estados Unidos en una gira por ocho ciudades. Ese año Richard Nixon viajó a la República Popular China, por primera vez en la historia un presidente estadounidense lo hacía. Mao haciendo alusión a lo acontecido con el ping pong comentó a Nixon: "La pequeña bola, mueve la bola grande".


Vía: History

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog