jueves, 14 de julio de 2016

¿Por qué España es el país con una concentración más alta de ascensores?



España en comparación con otros países es el que tiene la concentración más elevada de ascensores. A primera vista, la razón es muy simple. España es uno de los países donde más personas viven en bloques de pisos o apartamentos. En 2012, aproximadamente el 65% de la población vivía en edificios de pisos, muy superior a la media de la zona euro que está en un 46%. Aparte hay que tener en cuenta que con respecto a otros países en los que también viven mucha gente en edificios,los españoles no lo suelen hacer en alquiler, somos propietarios de la vivienda. Sólo Irlanda tiene una tasa más alta de vivienda propia, sin embargo, sólo el 5% de los irlandeses viven en pisos.

FUENTE
España no fue siempre un país de gente viviendo en viviendas de su propiedad. De hecho, hasta bien entrada la década de 1950, menos de la mitad de la población poseía sus hogares. Que ocurrió para que esto cambiase. La causa principal fue la política franquista. Uno de los muchos efectos secundarios dde las guerras es la escasez de viviendas. La Guerra Civil española, no fue diferente. Antes de que comenzaran las hostilidades, en España, había una gran afluencia de gente de los pueblos a las ciudades. Después de la guerra esto continuó, lo que agravó la escasez de viviendas.

El régimen de Franco instituyó duras regulaciones en el sector de alquiler, a partir de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1947. La protección del inquilino contra el desalojo era ilimitada. Incluso los parientes cercanos del inquilino podían seguir siendo inquilinos en la misma vivienda con las mismas condiciones. Con respecto a los alquileres, la Ley establecía que el precio del alquiler de viviendas alquiladas antes de 1939 se congelaban. Esto hacía muy difícil a los propietarios obtener beneficios de sus propiedades, abandonando su mantenimiento y disuadiendo de alquilar otras propiedades. La calidad de la vivienda se deterioró bruscamente y la oferta de viviendas continuó escaseando. Por la década de 1950, el gobierno vio que necesitaba cambiar su política. "Queremos un país de propietarios y no de proletarios," dijo el Ministro de Vivienda de franquista José Luis Arrese en 1957.

José Luis Arrese  FUENTE

Bajo esta nueva política, el gobierno incentivó a los propietarios para comenzar a vender sus propiedades a sus inquilinos a precios muy bajos. Las ventas se dispararon, y la nueva legislación de Propiedad horizontal, creó una base jurídica para la inversión masiva en nuevos edificios nuevos que se vendían por pisos. El crecimiento demográfico de las ciudades, la alta tasa de empleo y la práctica ausencia de regulaciones y normas de uso del suelo urbano, hizo el resto. Los migrantes rurales invirtieron sus ahorros en ladrillo. Las parejas jóvenes compraron pisos pequeños baratos en nuevas áreas de las ciudades en expansión. En cuestión de años, la propiedad de la vivienda se había convertido en el objetivo de la mayoría de los españoles

Tal vez para comprender los patrones de la vivienda en España habría que mirar más allá de las políticas de vivienda. En las dos primeras décadas del franquismo, Franco intentó dirigir el país como una entidad económica totalmente independiente, una autarquía. Bajo tal sistema, el uso de la tierra agrícola era de suma importancia. En el período de crecimiento de las ciudades se planificó el mismo con la intención de ayudar a preservar las tierras agrícolas cercanas. La planificación vertical dio lugar a una construcción urbana de alta densidad. La forma dominante de esta planificación fueron complejos de edificios con más de 1.000 viviendas.

Una construcción vertical y densa necesita de los ascensores, quizás por eso este país sea el reino de los elevadores.


Vía: Qz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog