lunes, 12 de febrero de 2018

Las dos nobles que fueron a duelo por unos arreglos florares y lucharon con los pechos al aire


Cuando pensamos en los duelos, es posible que imaginemos a dos hombres elegantemente vestidos empuñando pistolas o espadas, luchando por su honor. Pero este duelo del que hablaremos es particular, no sólo no eran hombres, eran dos mujeres y luchaban con las tetas al aire.

Fue un duelo entre dos mujeres en 1892, las contendientes eran la princesa Paulina de Metternich y la condesa Anastasia Kielmannsegg. La rivalidad entre la princesa y la condesa era muy conocida en la época. Las páginas de sociedad de la Viena de la época hablaba de ella.

Princesa Pauline  FUENTE


En el verano de 1892, la princesa Pauline era Presidenta Honoraria de una exposición musical y teatral que se celebraba en Viena,  y la condesa Kielmannsegg era la Presidenta del Comité de la Exposición. Las dos se enfrentaron por los arreglos florales de la misma. Intercambiaron palabras gruesas y las dos mujeres acordaron resolver sus diferencias en un duelo.

Las mujeres generalmente tenían hombres que luchaban en su nombre en los duelos. Sin embargo, en Europa a finales del siglo XIX, hubo un movimiento de emancipación para que las mujeres luchasen por sí mismas. Gisèle d'Estoc (quien se supuestamente se batió en duelo con la actriz Emma Rouer, e inspiró la litografía de Emile Bayard “Une Affaire de Honor”, dijo que una mujer que emplea un "campeón" masculino estaba cometiendo un “acto de inferioridad”.


Une affaire D' honneur  FUENTE


El duelo Metternich-Kielmannsegg era por lo tanto un “duelo emancipado,” porque todas las partes involucradas eran mujeres. Las acompañantes de las duelistas eran la princesa Schwarzenberg y la condesa Kinsky, y también una mujer presidió el duelo: La Baronesa Lubinska, una polaca que estaba licenciada en Medicina.

La baronesa Lubinska tuvo la idea de que luchasen con los pechos al descubierto. El duelo no era a muerte, pero Lubinska señaló que si un trozo de ropa estuviese sucio podría infectar una posible herida. Era más seguro, que los estoques tocasen la piel desnuda. Así que solicitó a las combatientes que se desnudasen hasta la cintura y ordenó a los sirvientes en la distancia que apartasen la mirada.

FUENTE

Las combatientes lucharon en Vaduz, era agosto de 1892. El duelo era con espadas a primera sangre. La princesa Pauline fue la vencedora en la tercera ronda, cuando hirió el brazo de la condesa. Una vez terminado el duelo, las acompañantes instaron a las contendientes a abrazarse y besarse. Pero no sabemos si al final se convirtieron en amigas.

Vía: Io9

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog