jueves, 7 de noviembre de 2019

Cuando el Vaticano fue bombardeado


El Estado de la Ciudad del Vaticano era un territorio neutral en la Segunda Guerra Mundial. Pero poco después de las 8 de la tarde del 5 de noviembre de 1943, un avión arrojó cinco bombas sobre la ciudad.

Solo cuatro detonaron: la primera, cerca de la estación de trenes del Vaticano; una segunda explotó en el taller de mosaicos de los Museos Vaticanos, destruyendo algunas de las piezas del interior; la tercera dañó una oficina dentro del edificio de la gobernación; y una cuarta explotó en la entrada de la casa de huéspedes de Santa Marta, rompiendo el cristal de una ventana trasera de la Basílica de San Pedro.


FUENTE

Nadie resultó herido, pero hasta hace pocos años, el bombardeo estuvo envuelto en el misterio porque no se sabía quien llevó a cabo el ataque. En ese momento, Roma estaba ocupada por las fuerzas alemanas y formaba parte de la República Social Italiana, un estado títere de la Alemania Nazi, comandado por Benito Mussolini. El gobierno de Mussolini acusó a los Estados Unidos de haber lanzado las bombas, y la prensa fascista acusó al bloque de los Aliados.

En un libro de 2010, el escritor Augusto Ferrara publicó documentación que mostraba que, inmediatamente después del bombardeo, la Secretaría de Estado del Vaticano convocó una investigación sobre la fuente del ataque, enviando cartas solicitando una explicación a Alemania, Estados Unidos y Gran Bretaña. Los tres negaron su autoría.

FUENTE

La investigación descubrió que las bombas fueron lanzadas desde un avión S.79 suministrado por la República Social Italiana, que había partido desde el aeropuerto de Viterbo, a unas 50 millas al norte de Roma.

En la documentación que aporta el libro: "1943 Bombe sul Vaticano", se demuestra que el bombardeo fue ordenado por Roberto Farinacci, un político fascista y asesor de Mussolini que quería destruir la Radio Vaticana porque pensaba que estaba transmitiendo información militar al "enemigo".

Roberto Farinacci  FUENTE

El domingo inmediatamente después del ataque, Pío XII se dirigió a la gente en la Plaza de San Pedro, explicando lo sucedido y que se estaba llevando a cabo una investigación. Pero cuando se reveló la autoría, Pío XII pidió que se mantuviese en secreto, ya que Italia todavía estaba en guerra.

Después de la incursión del 5 de noviembre, el Vaticano fue atacado una vez más, el 1 de marzo de 1944, cuando un avión británico arrojó accidentalmente sus bombas cerca del muro del Vaticano, matando a un trabajador e hiriendo a un religioso, además destrozó las ventanas del edificio de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Pio XII  FUENTE

En mayo de 1943, después de que las fuerzas aliadas arrojaran las primeras bombas sobre Roma, Pío XII escribió al presidente de los Estados Unidos, Franklin Roosevelt, pidiéndole evitar a Roma "más dolor y devastación" y mantener a salvo de las bombas los santuarios de la ciudad. Roosevelt respondió el 16 de junio de 1943, diciendo que "los ataques contra Italia están limitados, en la medida humanamente posible, a objetivos militares".

"En caso de que sea necesario que los aviones aliados operen sobre Roma, nuestros aviadores están completamente informados sobre la ubicación del Vaticano y han recibido instrucciones específicas para evitar que caigan bombas dentro de la Ciudad del Vaticano".

A pesar de esto, se llevaron a cabo fuertes incursiones en Roma antes de que fuera capturada por los Aliados el 4 de junio de 1944. Entre ellas se encontraba el devastador bombardeo del 19 de julio de 1943, en el que miles de civiles fueron asesinados.


Vía: ncregister

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog