jueves, 3 de diciembre de 2009

El misterio del oro afgano

La leyenda del oro afgano nació en el Londres victoriano en 1867. Un numismático francés compró por mil libras a un mendigo una extraña moneda de oro de gran tamaño con más de seis cms de diámetro y un peso de 169 gramos.







Esta pieza, la moneda de oro más grande de la antiguedad databa de la época de Eucrátides, rey de Bactriana  (actual Afganistán) en el siglo II A.C. . Eucrátides era de ascendencia griega fruto de la expansión de tiempos de Alejandro Magno. Alejandro había conquistado esta región en el siglo IV A.C. En plena ruta de la seda Bactriana gozó de gran prosperidad material transformando el oro y la plata en monedas, joyas y obras de arte. En esta época se acuñaron las monedas bactrianas. 





Hacia el año 80 de nuestra era llegaron los kushan mezcla de tribus de Asia Central que se apoderaron del tesoro de Bactriana y acabando con la cultura de los griegos en Afganistán hasta 1867 cuando apareció la moneda. 


Tras la aparición de la moneda se intensificó la curiosidad por aquellas regiones asiáticas desconocidas en Europa. En 1922 se organizó la primera excavación a cargo del arqueólogo Alfred Fucher sin resultados positivos. Pero unos años después en Kunduz al norte del país se encontró un depósito lleno de monedas de plata que fueron analizadas por un grupo de expertos. Tuvo que pasar unos cuantos años mas cuando el rey de Afganistán, Mohamed Zahir Shah cazando en los alrededores de Kunduz tropezó con un triángulo gigante bajo el suelo. A pocos cms de la superficie estaba el contorno de una ciudad entera. Se trataba de una ciudad griega rodeada de murallas de 10 metros de altura y 7 de grosor con un gran palacio en el centro incluso un teatro con capacidad para cinco mil personas. Pero ni rastro del tesoro.







Zahir Shah gobernó entre 1933-1973 hasta que fue depuesto por su hermano el príncipe Dahud. A partir de esta fecha los comunistas empezaron a hacerse fuertes en el país. El arqueólogo soviético Victor Sarianidi empezó a trabajar en una excavación en la localidad de Shibargan allí estaba Yemshi Tepe una gran ciudad que los kushan heredaron de los griegos y en cuya colina Tilya Tepe al poco tiempo se encontró una camara funeraria de una mujer cubierta de oro de los pies a la cabeza pero el gran tesoro no se quedaba reducido a una tumba pues la zona resultó ser un emplezamiento funerario convirtiéndose en uno de los mayores yacimientos arqueológicos de objetos de oro jamás encontrados.





Afganistán se encontraba en el año 1978 la inestabilidad política afectó a las excavaciones de Sarianidi por el enfrentamiento entre el gobierno pro-soviético y los grupos islamistas. Sarianidi tuvo que abandonar la excavación en la séptima tumba por el ataque de los muyahidines. Sarianidi estimaba que al menos había otras diez tumbas más pero fueron saqueadas. 





El arqueólogo fue escoltado junto a su grupo hasta el museo de Kabul donde pasaron dos semanas contando y catalogando las 20600 piezas de oro. En 1979, Sarianidi y su equipo decidieron esperar a la primavera siguiente para reanudar la excavación pero ocurrió la invasión de la URSS. A pesar del despliegue militar soviético éstos no tenían el control de las zonas rurales donde los muyahidines buscaban todos los posibles medios para financiar la guerra aprovechando todos los lugares donde anteriormente se había excavado.


Tras la retirada de las tropas soviéticas en 1989 muchos afganos creyeron que el tesoro bactriano se había marchado con los rusos pero aún seguía en el Museo de Kabul. Siguieron años de lucha entre Nayibulá presidente comunista y las distintas guerrillas islamistas. Nayibulá era consciente que el tesoro era muy apetecible para éstas guerrillas y ocultó el tesoro bactriano junto a 90 millones de dólares en lingotes de oro en la cámara de seguridad del Banco Central de Afganistán. 


Ésta cámara era un búnker subterráneo al que se llegaba a través de tres ascensores. Construida a instancias de Nadir Shah en los años treinta por una empresa alemana era una auténtica obra maestra de la ingienería civil. Nayibulá convocó a siete personas de su confianza en el momento de introducir el oro bactriano en siete baúles sellados que se escondieron en la cámara secreta de una cripta impenetrable protegida por una puerta de acero con siete llaves. A cada uno de los asistentes se les dió una llave y se dispersaron por distintos lugares tanto del país como del planeta. 


A mediados de los noventa llegaron los talibanes. En 1995 comenzaron una destrucción y un expolio masivo del patrimonio histórico-artístico afgano. El oro afgano también se encontraba en el punto de mira de los talibanes y en 1996 apresaron a Nayibulá a pesar de las torturas Nayibulá no reveló donde se encontraba el oro. El ex presidente fue torturado, castrado y colgado de la torre de control de tráfico en el centro de Kabul junto con su hermano.





Foto: Mundurat


Los talibanes intentaron tres asaltos al Banco Central. En el primero con sus AK-47 se llevaron monedas extranjeras y lograron que Mustafá responsable de la cámara secreta los llevara ante ella habiendo desconectado previamente el sistema de seguridad. Mustafá se negó a dar ninguna información además introdujo una llave en su cerradura y la rompió dentro haciendo palanca bloqueando la cerradura. Éstó le costó tres meses de cárcel y torturas.
El oro seguía a salvo no como el patrimonio artístico del país que era destrozado como los Budas de Bamiyán.








El segundo ataque se hizo con un helicóptero que colocaron justo encima de la cámara y lanzaron varios cohetes con la intención de destruir el techo. Volvieron a fracasar.


En el tercer intento fueron por Mustafá el responsable de la cámara pero éste pudo huir. Al final entraron en el Banco Central amenazando a los empleados uno les informó que hacían falta siete llaves para abrir la cámara. Tras apalear a los empleados y probar todas las llaves que tenían en su poder optaron por volar la cámara con dinamita. Pero los empleados les informaron que la cámara estaba diseñada de forma que si alguien quisiera volarla el edificio entero se derrumbaría. 


El régimen talibán fue derrocado y se formó un gobierno interino encabezado por Karzai. El 28 de agosto de 2002 Karzai y los siete poseedores de las llaves bajaron a la cámara. Un cerrajero extrajo la llave que había partido Mustafá. La puerta de la cámara se abrió con sus siete llaves. Apareciendo en primera instancia los noventa millones de dólares en lingotes de oro y posteriormente en otra cámara oculta más pequeña se encontró el tesoro bactriano. La herencia de los griegos y kushan había sobrevivido






1 comentario:

  1. Me temo que eso no durará demasiado.
    Karzai es un ladrón, los integrantes del parlamento afgano son los señores de la guerra narcotraficantes.
    Si el oro afgano está a salvo es por las fuerzas de la OTAN, que no por las norteamericanas. Durante el primer año de invasión, los soldados, oficiales y generales norteamericanos se apropiaron de casi todo lo que contenía el famoso museo de Bagdag; después montaron su campamento sobre las ruinas de Babilonia.
    De animales los hay de todos los colores, lo que pasa es que solo vemos la barbarie del contrario.

    ResponderEliminar

Archivo del blog