lunes, 7 de diciembre de 2009

Henry Hudson. El descubridor de Manhattan.

Henry Hudson (1565-1611?) fue uno de los mejores capitanes de mar en toda Inglaterra. Le encantaba el mar, y  no conocía la palabra "miedo".

En 1607 una compañía de comerciantes de Londres le envió a buscar una ruta por el noroeste de China. Estos comerciantes sabían que si ese paso se podía encontrar, el viaje a China sería mucho más corto que la ruta terrestre que se utilizaba.

El capitán Hudson, trató de pasar entre Groenlandia y Spitzberg y navegar a través del polo norte en el Pacífico. Falló en este intento e hizo un segundo viaje, durante el cual trató de pasar entre Spitzberg y Nueva Zembla. Este viaje tampoco tuvo éxito, y Hudson regresó a Inglaterra. Él no había encontrado el Paso del Noroeste, pero había navegado entre montañas de nieve y hielo y había estado más cerca del polo norte que cualquier otro hombre.

El capitán Hudson no se desanimó por sus dos fracasos. Todavía creía que un Paso del Noroeste se podía encontrar, y cuando Holanda le pidió que hiciera un viaje para ellos en busca de un paso hacia el Océano Pacífico, no dudó en aceptar la oferta.

En 1609, Hudson zarpó de Amsterdam, en una pequeña embarcación de ochenta toneladas, llamada Media Luna. Después de navegar varios días a través de la niebla y el hielo, los marineros se negaron a ir más lejos en esa dirección y, a continuación Hudson guió su barco a través del Atlántico hacia América.  Él sabía a donde iba. Había recibido una carta de su amigo el capitán John Smith, que entonces estaba en Virginia, diciéndole que el Paso del Noroeste se encontraba a lo largo de la costa de América del Norte, al norte de la Bahía de Chesapeake.




Réplica de la Media Luna.

Llegó a la bahía de Chesapeake, pero no pudo entrar en ella, por el tiempo era tormentoso. En su lugar, se dirigió por la costa, en busca de otra entrada. Por fin, en septiembre, entró en una hermosa bahía. En esta bahía un gran río fluía.Hudson pensó que podría ser un estrecho que llevaría al Océano Pacífico.  En la desembocadura del río había una isla hermosa, larga y estrecha, y arbolado, a la orilla.

La primera isla parecía desierta, pero pronto los marineros vieron, esbeltas columnas de humo rizado de entre los árboles. Este humo les mostró que la isla estaba habitada.

Los indios se sorprendieron al ver  la nave extraña, y miraban con asombro y temor la cara blanca,  de los barbudos extranjeros. Poco a poco, sin embargo, perdieron el miedo y hablaron con el capitán Hudson. Estos indios dijeron a  Hudson el nombre de la hermosa isla, Manhattan. Hudson partió y siguió la corriente.
Así que entró en el río Hudson y navegó hacia el norte, disfrutando del paisaje encantador, y parando de vez en cuando a comerciar y hablar con los indios.

Poco después de este río se convirtió en tortuoso y altas montañas surgieron por todas partes. La Media Luna entraba en las Tierras Altas,  fueron los primeros hombres blancos que vieron este lugar encantador. El buque zarpó, y al fin llegó al lugar donde está la  ciudad que lleva su nombre. Aquí un jefe indio invitó al capitán para ir a tierra. Hudson lo hizo, y los indios prepararon un gran banquete en su honor.
Le dieron pichones asados y un perro asado. A Hudson no le gustó la carne de perro mucho, pero los indígenas insistieron.

Hudson sintió que no tenía tiempo que perder, sino que debe seguir y averiguar si este río lo llevaría al Pacífico. La expedición llegó a la desembocadura del río a principios de octubre y Hudson regresó a Amsterdam. No había encontrado un Paso del Noroeste, pero había logrado descubrir una gran extensión de país en el Nuevo Mundo para Holanda.

Al año siguiente, Hudson hizo otro viaje en busca de un paso a Asia. Esta vez, su tripulación se amotinó y se negó a obedecerle. Se apoderaron de él y lo dejaron junto con su hijo, en un bote  a la deriva en las aguas heladas del río Hudson. Se supone que pereció en las aguas de la gran bahía que él descubrió, y que todavía lleva su nombre.




John Maler Collien. El último viaje de Henry Hudson.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog