sábado, 19 de diciembre de 2009

Grandes mujeres matemáticas en la Historia

La primera mujer matemática de la Historia es tan casi antigua como el mismo término "matemáticas", atribuido a Pitágoras. Los pitagóricos constituían una sociedad secreta de carácter filosófico y religioso, en la que la propiedad era comunal y había igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

Una de las discípulas de Pitágoras era la joven Teano, hija de Milón rey de Crotona. Era su discípula más aventajada y acabó casándose con el "maestro". Tras la muerte del mismo acabó dirigiendo la escuela pitagórica. Aún teniendo en cuenta el estilo de propiedad comunal que dirigía ésta escuela, a Teano se le atribuyen varios trabajos de Matemáticas, Física y Medicina.

Teano


La madre de Platón, Perictiona también era una discípula pitagórica, quizá por eso en la academia de Platón estudiaron algunas mujeres. En aquel tiempo en Atenas estaba prohibida la presencia de mujeres en reuniones públicas.

Si Pitágoras y Platón defendían la igualdad de la mujer ante la ciencia, Aristóteles es todo lo contrario. No sólo decía que la mujer era un ser inferior, sino que afirmaba que incluso tenía menos dientes que un hombre. Lo peor de todo es que sus teorías filosóficas van a perdurar durante dos mil años.

Uno de los discípulos de Aristóteles (Alejandro Magno) fundó Alejandría, y aquí en el siglo V y en su Biblioteca nos encontramos con Hipatia. Durante más de quince siglos será la única mujer que aparecerá en los libros de Matemáticas. Su padre Teón le dió una educación científica esmerada. Dio clases de Filosofía, Matemáticas y Mecánica. Fruto de éstas clases son sus tratados sobre las tres grandes obras matemáticas griegas más populares de la Historia:

- "La aritmética de Diofanto". Sobre números y ecuaciones con números enteros. El mismo texto que 1200 años más tarde va a inspirar a otro famoso matemático Pierre de Fermat,  sus aportaciones a la teoría de números.



-"Los elementos de Euclides". Fundamento de la Geometría durante dos milenios.

- "El tratado de las cónicas de Apolonio de Pergamo". Sobre curvas que se obtienen al cortar un cono con diferentes inclinaciones.

Hipatia también fue una excelente astrónoma. Sabía manejar el astrolabio e incluso construirlo. El final de Hipatia no puede ser más dramático, es la primera mártir de la ciencia en manos del fanatismo religioso. Fue descuartizada en plena calle por monjes fanáticos de la iglesia cristiana de San Círilo. Su muerte inicia más de un milenio de oscurantismo para la ciencia.

Hipatia de Alejandría

Hay que esperar más de 1300 años para volver a encontrar una mujer impartiendo clases de matemáticas. Es en 1748 en la Universidad de Bolonia se trata de la milanesa María Gaetana Agnesi. Unos meses antes acababa de publicar "Las instituciones analíticas". Es el libro más completo para explicar unas nuevas matemáticas, que Newton y Leibniz acababan de descubrir de forma independiente, "el cálculo diferencial e integral". Muy pocos matemáticos dominaban éstas nuevas matemáticas y "las instituciones" se convirtieron en el libro de texto más popular en Europa durante más de cincuenta años.

Agnesi


María Agnesi descubrió una curva que desde entonces se llama "Curva de Agnesi" aunque por un error en la primera traducción inglesa, también se le conoce como "Bruja de Agnesi". Además de ser una gran matemática hablaba perfectamente siete idiomas.

 Émilie de Breteuil. Nació en plena corte del Rey Sol,  con tratamiento de marquesa de Chatelet, a los 27 años se marchó con Voltaire a Lorena. Junto al filósofo francés descubrirá las obras de Newton, Leibniz y Descartes.

Emilie de Chatelet


Su obra cumbre es la traducción al francés de los "Principios de Newton" a los que añadió sus comentarios y explicaciones. Es la primera y única traducción francesa hasta la fecha. Por aquella época muy pocos eran capaz de entender la obra de Newton y este libro ayudaría a la divulgación del genial matemático.
Émilie frecuentaba los cafes parisinos,  pero tenía que ir vestida de hombre pues solo se dejaba entrar a las putas, el resto de mujeres tenían su entrada prohibida. En éstos cafes los matemáticos discutían de ciencia y filosofía.

Si Émilie tuvo que disfrazase de hombre, otra francesa quizás la mayor matemática de la historia; tuvo que adoptar la identidad de un hombre para poder dar a conocer sus descubrimientos matemáticos. Se trata de Sophie Germain. Sophie fue autodidacta. En plena Revolución Francesa aún estaba mal visto que una mujer se dedicase a las matemáticas.

Sophie Germain
           

La escuela politécnica de París nació con la Revolución y se convirtió en el principal foco de desarrollo científico en Europa. Pero sus puertas estaban cerradas para las mujeres. Hasta 1970 no admitió a mujeres. Entonces Sophie adoptó la identidad de un antiguo alumno monsieur Leblanc, ausente de París, para conseguir los materiales, problemas y presentar sus trabajos y resultados. El gran matemático Lagrange quedó impresionado con su "alumno" Leblanc,  pero más impresionado quedó cuando concertó una cita con él y apareció Sophie. Desde entonces se convierte en su profesor particular.

Desde que Pierre de Fermat lanzase el reto al mundo de demostrar lo que se ha dado en llamar "El último teorema de Fermat" :
No existen tres números enteros x, y, z que verifiquen que x^n + y^n sea = z^n  para ningún valor de n mayor que dos.Todos los grandes matemáticos se han visto atrapados por este problema de ingenua apariencia, sólo después de 350 años se ha conseguido demostrar. Sophie aunque no consiguió demostrarlo si aportó un resultado que deslumbró al propio Gauss.

Para todos los números primos n, menores que cien, sí existiese una solución, alguno de los número x, y, z tendría que ser múltiplo de n. Éste resultado contribuyó para que otros matemáticos descubriesen la solución para n=5 y n=7

Sophie escribió éste resultado a Gauss utilizando de nuevo la identidad de Leblanc. Gauss sólo se enteró de que Leblanc era una mujer cuando las tropas de Napoleón invadieron Alemania y Sophie intercedió ante el corso, para velar por la seguridad del matemático alemán.

En el siglo XIX seguía siendo difícil para una mujer ser tenida en cuenta en los foros científicos. A pesar de ello Sophie consiguió un premio importante de la Academia de Ciencias de París por una memoria sobre "Las vibraciones sobre superficies elásticas". No acudió a recibirlo.

Veinte años después de la muerte de Germain a miles de kilómetros de París, en Moscú nace Sofia. Las autoridades rusas en esa época prohiben la entrada de mujeres a las aulas. Para poder estudiar matemáticas Sofia recurrió a un matrimonio ficticio con el joven Vladimir Kovalevski para poder estudiar en el extranjero desde entonces se le conocerá como Sofia  Kovalevskaia.

Sofía Kovalevskaya  FUENTE

Pero las cosas en Alemania donde emigró no variaron tanto, en Hildeberg sólo le permitían asistir como oyente y en Berlín fue aún peor ni siquiera de oyente. Por suerte el matemático más importante del momento Weierstrass accedió a darle clases privada.

Tuvo que leer su tesis en la Universidad de Gottingen, durante muchos años ésta universidad fue el único refugio para las mujeres científicas. Sólo diez años más tarde consiguió una plaza como profesora en la Universidad de Estocolmo.

Cinco años antes de su muerte la Academia de París le otorgó su mayor reconocimiento, el premio Bordin. Por un trabajo sobre el problema de "La rotación de un cuerpo rígido alrededor de un punto fijo", problema en que antes habían fracasado grandes matemáticos como Lagrange y Euler.

París 1898 Madame Curie hace un gran descubrimiento la radioactividad. Pero consiguió algo más importante los círculos científicos abren las puertas de par en par a una mujer. De ahí en adelante todo será más fácil para las mujeres.


2 comentarios:

  1. Falta mi pequeña y joven ro

    ResponderEliminar
  2. i must say thi is a tiny litty little article, i´ve found another from another page which is more complete, anyway this article is enoughly good

    ResponderEliminar

Archivo del blog