martes, 6 de diciembre de 2011

Bioética: Nuestro ecosistema interno.


En los últimos años, los científicos han descubierto la complejidad y el poder de los microbios que viven dentro de nosotros. Nosotros dependemos de este microbioma para nuestro bienestar: ayudan a descomponer los alimentos, sintetizan las vitaminas y son el escudo contra gérmenes que causan enfermedades.

Para los expertos en bioética, una de las cuestiones más importantes es saber lo que nuestros microbios pueden revelar acerca de nosotros mismos. Los estudios han revelado, por ejemplo, que las personas que están enfermas con ciertas enfermedades tienden a tener colecciones distintivas de microbios. Algún día podemos obtener pistas importantes para la salud de las personas a partir de un estudio de sus microbios.

Pero eso es sólo un aspecto de la cuestión. Como los científicos conocen mejor nuestro microbioma, también están buscando nuevos tratamientos médicos: después de todo, la mayoría de los antibióticos se descubrieron por primera vez en bacterias y hongos. Incluso puede ser posible el uso de las bacterias que viven en nuestro cuerpo como medicamentos. Los médicos han tratado a cientos de pacientes que sufren de infecciones intestinales, dándoles los llamados trasplantes fecales: las bacterias de las personas sanas pueden crear un ecosistema estable que hacen que los microbios que causan enfermedades desaparezcan. En sus momentos más especulativos, los científicos han propuesto el uso de microbios para tratar la obesidad o las enfermedades autoinmunes.

Sin embargo, la regulación de un microbio es más difícil que la regulación de una molécula. Los probióticos pueden multiplicarse dentro de nosotros, y más tarde pueden escapar a colonizar nuevos huéspedes. Cuando un médico prescribe microbios modificados para pacientes individuales, las cuestiones éticas se extenderán mucho más allá de ellos, a sus familias y comunidades. Los microbios desafían a una simple noción de individualidad. Son esenciales para nuestra biología, y viven con nosotros desde el nacimiento hasta la muerte. Sin embargo, también fluyen entre nosotros, y se pueden encontrar en el agua, los alimentos y el suelo.

Fuente

Una regla importante para la ética microbioma es ser transparente con las personas involucradas en los estudios científicos. "La clave es la interacción respetuosa", comenta Kieran Doherty de la Universidad de Guelph a las afueras de Toronto. Esto es particularmente importante cuando los científicos viajan a las comunidades pobres para recoger los microbios. No deben tratar de atraer a sus "donantes" con falsas esperanzas sobre los beneficios de la investigación.

El microbioma plantea otro acto de equilibrio de bioética, entre los intereses de los ejércitos de microbios y el público en general. Si los científicos se vuelven demasiado restrictivos por la protección de las personas que estudian, la investigación sobre el microbioma podría retrasarse.

El control de las bacterias vertidas en el alcantarillado de la ciudad, por ejemplo, puede revelar mucho sobre la salud de la ciudad entera. Sin embargo, una regulación restrictiva requeriría el permiso de todos los residentes de la ciudad que detendría el estudio en seco.

De hecho, uno de los resultados de la revolución microbioma puede reorientar la bioética en sí. En lugar de centrarse sólo en la protección de los derechos individuales, podemos preguntarnos, ¿Cómo podemos ayudar a la gente?

Vía: New York Times



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog