miércoles, 21 de diciembre de 2011

Científicos a los que les "robaron" el Nobel II


Albert Schatz

La tuberculosis fue una de las causas de mayor mortalidad para el ser humano. Con la llegada de la penicilina en la década de 1940, parecía que el tiempo de esta infección bacteriana había llegado a su fin. Por desgracia, la penicilina no era eficaz contra la bacteria que causa la tuberculosis. Esto se debe a que existe una división en las bacterias en función de su estructura de la pared celular, Gram-positivos (los que tienen paredes gruesas) y Gram-negativos (aquellos con paredes delgadas). La penicilina funciona en bacterias Gram-positivas, pero no en bacterias Gram-negativas, como la tuberculosis.

Schatz


Se necesitaba un antibiótico que eliminase ese tipo de bacterias. Fue este el objetivo de Schatz, un joven investigador, que perseguía ese fin. Schatz hizo cultivos con un gran número de cepas de la bacteria Streptomyces, y puso a prueba las propiedades de los antibióticos contra las bacterias Gram-negativas. Después de unos meses, Schatz tuvo su antibiótico, que llamó estreptomicina. Este antibiótico llegaría a ser eficaz contra la tuberculosis y otra serie de bacterias resistentes a la penicilina.

En 1952, el supervisor de Schatz, Selman Waksman, fue galardonado con el Premio Nobel "por su descubrimiento de la estreptomicina." Schatz había sido convencido para ceder sus derechos a la patente de la estreptomicina, y en la prensa fue Waksman quien ganó todo el crédito. Schatz demandó a Waksman por su parte de los royalties de la estreptomicina, y fue acreditado oficialmente como uno de los descubridores. Eso fue en 1950, pero siempre se le negó el Nobel.


Wu Chien-Shiung

La ley de la paridad en la mecánica cuántica fue aceptada como cierta por muchos años. La ley de la paridad, establece que los sistemas físicos que son imagen especular de otro deben comportarse de manera idéntica. La ley de paridad es válida para las tres fuerzas fundamentales: electromagnetismo, la gravedad y la fuerza nuclear fuerte. Dos científicos sugirieron que la ley de conservación de la paridad no sería cierta para la fuerza nuclear débil, Tsung-Dao Lee y Chen-Ning Yang.

Wu


Por su trabajo en la refutación de la paridad en la fuerza nuclear débil Lee y Yang fueron galardonados con el Premio Nobel de Física en 1957. La prueba experimental de su teoría fue proporcionada por Wu Chien-Shiung. Wu había diseñado y llevado a cabo las mediciones de la desintegración beta, que demostró que la paridad no se conserva en la fuerza nuclear débil. El premio Nobel concedido a los dos científicos nombrados anteriormente, por la prueba de la violación de la paridad en la energía nuclear débil, resultó realmente extraño que no fuese ganado también por Wu. El trabajo de Wu era vital para demostrar el hallazgo.


Oswald Avery

La biología moderna es impensable sin el ADN y la genética. Hoy sabemos que el ADN y la genética están íntimamente ligados, pero a principios del siglo XX se pensaba que la molécula que transmite los caracteres hereditarios era probablemente una forma de proteína. Pero nadie sabía lo que era hasta que se realizó el experimento Avery-MacLeod-McCarty. El experimento mostró que una molécula en bacterias muertas por calor puede ser transferida a bacterias que viven y las transforman. Este trabajo dio la oportunidad de aislar la molécula de la herencia de las bacterias muertas por calor. La molécula que identificaron como capaces de transformar la bacteria resultó ser el ADN.

Avery


Algunos historiadores de la ciencia se han preguntado si el trabajo de Avery fue tan importante como parece, en retrospectiva, como fue que el ADN no se había demostrado de manera concluyente como la molécula de la herencia en general, de todos los seres vivos. Incluso si el trabajo se limita a sus conclusiones estrictas sobre la transmisión de letalidad entre las bacterias seguramente merecería ya de por sí el Premio Nobel de Medicina.


Douglas Prasher

Muchos organismos son bioluminiscentes, pero es la brillante medusa Aequorea victoria la que ha sido muy importante en la biología. En bioquímica es importante saber dónde se encuentra una proteína en una célula. La proteína verde fluorescente (GFP) aisladas de A. victoria han permitido a los investigadores con técnicas muy sencillas saber dónde están proteínas específicas. GFP es tan importante porque es estable, funciona dentro de células vivas, y puede ser utilizada en la manipulación genética ha funcionado. La utilización de esta técnica para las buenas prácticas agrarias y su secuencia de ADN fue realizada por Douglas Prasher en 1992. Desde entonces, las buenas prácticas agrarias se ha convertido en una de las herramientas más utilizadas en el conjunto de herramientas de la biología.

Prasher


En 2008, el Premio Nobel de Química fue otorgado a tres investigadores que habían mejorado las buenas prácticas agrarias como herramienta bioquímica. En este momento Prasher había dejado la academia y estaba trabajando como conductor de autobús. Los tres ganadores estuvieron de acuerdo en que el papel de Prasher había sido vital y los tres se lo agradecieron en su discurso del Nobel. Pagaron para que Prasher y su esposa pudieran asistir a la ceremonia del Nobel. Prasher ha vuelto a la investigación.


Lise Meitner

La fisión nuclear es la división de un núcleo atómico en núcleos más ligeros, a menudo con la liberación de neutrones. La fisión es acompañada por una liberación de energía y las reacciones en cadena se pueden utilizar para generar electricidad en plantas de energía nuclear o utilizarse para crear bombas atómicas. Esta división de los átomos por el bombardeo con neutrones fue descubierta en 1938, cuando Otto Hahn descubrió que el producto de la fisión del uranio era bario. Esto condujo a una comprensión de que los productos de la fisión nuclear haciéndolos más ligeras que el átomo original.

Meitner


Fue Lise Meitner, que entonces vivía en Suecia como consecuencia de las leyes contra los judíos en Alemania, y su sobrino Otto Frisch, quien explicó que parte de la masa que falta en la fisión nuclear se convierte en energía. Según la famosa ecuación de Einstein, si se convierte una pequeña cantidad de masa se obtiene una enorme cantidad de energía. Por su trabajo teórico y la interpretación de los resultados de los experimentos de Hahn en general se estima que Meitner merecía una participación del Premio Nobel otorgado a Hahn en 1944.

Vía: Listverse

Si te gustó, puedes leer también: La primera parte

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog