miércoles, 14 de marzo de 2012

Faraday y el primer ministro británico


Michel Faraday nació en una familia muy humilde en 1791, su padre era herrero y tuvo una escasa formación académica. Desde pequeño tuvo que trabajar, con 13 años consiguió un empleo como aprendiz de un encuadernador de Londres. Por ese motivo tuvo contacto con algunas de las mejores obras de su época, su inteligencia innata le hizo muy pronto comprender las obras más avanzadas.

Faraday


Durante los 15 años que pasó allí leyó libros de temas científicos y realizó experimentos en el campo de la electricidad, desarrollando un agudo interés por la ciencia. A pesar de ello prácticamente no sabía matemáticas, desconocía el cálculo diferencial pero en contrapartida tenía una habilidad sorprendente para trazar gráficos y diseñar experimentos.

Faraday inventó el primer aparato de aire acondicionado, los motores eléctricos, y encontró las leyes que describen el funcionamiento de la electricidad. Faraday comenzó a hacerse famoso, como consecuencia de las exhibiciones donde demostraba las leyes que había descubierto. Su taller tenía máquinas extrañas que soltaban grandes chispas, continuamente los visitantes le preguntaban: ¿Para qué sirven éstos aparatos? Él contestaba: ¿Para qué sirve un niño pequeño? Tarde o temprano crece y se convierte en un hombre.

Gladstone


Un día le visitó William Edward Gladstone, que luego sería primer ministro británico. Gladstone no sentía mucho respeto por Faraday y sus aparatos, formuló con sarcasmo la misma pregunta de siempre: ¿Para qué sirven éstos aparatos? A lo que Faraday respondió: No sé para que servirán éstas máquinas en el futuro pero estoy seguro que pronto tendrán tanta importancia que usted cobrará impuestos por ella.

Fuente: El explicador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog