lunes, 24 de septiembre de 2018

¿Cuál es la gravedad máxima a la que el ser humano puede sobrevivir?


Si deseamos colonizar otros mundos, encontrar un planeta con un campo gravitatorio en el que los humanos puedan sobrevivir y prosperar sería crucial. Encontrar el límite gravitacional del cuerpo humano es importante. En un artículo publicado en arXiv, tres físicos, afirman que el campo gravitacional máximo en que los humanos podrían sobrevivir a largo plazo es cuatro veces y media la gravedad de la Tierra.

Para calcularlo, Nikola Poljak de la Universidad de Zagreb y sus colegas calcularon primero la resistencia a la compresión de un hueso humano. Con base en un hueso de mamífero promedio, estimaron que un esqueleto humano podría soportar una fuerza gravitacional de más de 90 veces la gravedad de la Tierra. Pero eso es cuando se está en reposo. Una vez que comenzamos a correr, la tensión en nuestros huesos, aumenta en un factor de diez. Esto significa que podríamos correr en un planeta con un campo gravitatorio alrededor de diez veces el de la Tierra antes de que nuestros huesos comenzaran a agrietarse.

Exoplanetas  FUENTE


Aparte de los huesos, tus músculos tienen que ser lo suficientemente fuertes como para que puedas pararte o caminar. Basado en la posición en cuclillas, Poljak calculó que a cinco veces la gravedad de la Tierra, incluso un atleta de élite no sería capaz de moverse desde una posición sentada.

Para calcular la máxima gravedad con la que podemos dar un paso, el equipo recurrió a Hafþór Júlíus Björnsson, (The Mountain en Juegos de Tronos) que una vez caminó cinco pasos con un tronco de 640 kilos en su espalda. La hazaña de Björnsson es una buena comparación porque en un campo gravitacional mayor al de la tierra la carga en las piernas y los músculos centrales se sentiría como llevar un gran peso sobre los hombros. Basándose en el peso de Björnsson, y el peso de ese tronco, Poljak estima que un hombre muy fuerte podría dar algunos pasos en un exoplaneta con un campo gravitatorio alrededor de 4,6 veces el nuestro.




Poljak y sus colegas estiman que apuntar a un exoplaneta con 3 a 4 veces la gravedad de la Tierra sería más realista para una persona promedio, y aún necesitarían un entrenamiento riguroso para elevar su fuerza muscular a la de un atleta de élite.

Es difícil saber cuál es la gravedad de otro mundo sin ir allí, ya que la densidad puede variar entre mundos, pero no se necesita mucho para comenzar a agregar libras. El volumen aumenta como un cubo y el área de superficie como un cuadrado, por lo que incluso un planeta un poco más grande tendría una gravedad mucho más grande.

Actualmente hay 3605 exoplanetas confirmados, 594 de los cuales tienen los radios y masas conocidos necesarios para determinar su gravedad. Según los cálculos de Poljak, 422 de estos tienen un campo gravitatorio igual o inferior a 3,5 veces el de la Tierra.

En cuanto a Björnsson, hay alrededor de otros 35 exoplanetas en los que podría dar algunos pasos.


Vía: DiscoverMagazine

lunes, 10 de septiembre de 2018

El pueblo donde para vivir te tienes que extirpar el apéndice


Hay un asentamiento en la Antártida con una escuela, una oficina de correos y un grupo de casas. Es como otros pueblos bajo cero, excepto por una cosa: las familias deben someterse a una cirugía para mudarse, concretamente a una apendicectomía. Se trata de Villa Las Estrellas.

Villa Las Estrellas  FUENTE

En el pueblo viven alrededor de 100 personas en su mayoría científicos y militares chilenos. Los militares suelen estar destinados en períodos de tiempo más largos que los científicos y a menudo traen a sus familias. Es uno de los pocos asentamientos en la Antártida donde algunas personas viven durante años.

En un lugar que se alcanzan los -50º bajo cero, la vida es bastante difícil. A veces los niños no pueden ir a la escuela porque queda enterrada en nieve.

Oficina de Correos  FUENTE

Los residentes incluídos los niños de Villa Las Estrellas, tienen que extirparse el apéndice. Es una precaución necesaria porque el hospital principal más cercano se encuentra a más de 1.000 km de distancia, al otro lado del Océano Austral. Sólo hay unos pocos médicos en la base, y ninguno es cirujano.

Vía: Neatorama


viernes, 7 de septiembre de 2018

El gato que sobrevivió a tres hundimientos en la II Guerra Mundial


Desde la antigüedad, hay historias de gatos embarcados. Su misión principal era luchar contra los roedores, ya que las ratas creaban problemas en la tripulación e incluso transportaban los gérmenes que causaban plagas y enfermedades.

Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos gatos se hicieron conocidos por su servicio en barcos. Uno de de estos gatos era " Insumergible Sam", también conocido como "Oscar". Este gato blanco y negro fue miembro de las flotas alemana y británica, y sobrevivió a tres hundimientos.

Insumergible Sam pintado por Georgina Shaw - Baker  FUENTE

La carrera militar de Sam comenzó cuando uno de los marineros del acorazado alemán Bismarck embarcó con él.  El 27 de mayo de 1941, durante un feroz combate,  el Bismarck fue hundido por un escuadrón británico. De los 2.200 marineros a bordo, solo 115 lograron escapar, y entre ellos estaba el gato Sam. Después de varias horas, los marineros del destructor británico HMS Cossack lo encontraron flotando y lo llevaron a bordo. Los marineros británicos le dieron el nombre de Oscar. Según el Código Internacional de Señales , una bandera cuadrada, con dos franjas diagonales de color rojo y amarillo  se llama Oscar y significa: "Hombre al agua".

Oscar  FUENTE


El 24 de octubre de 1941, el HMS Cossack partió de Gibraltar camino a Liverpool escoltando a un convoy. Un torpedo lanzado por el submarino alemán U-563 lo dañó seriamente. Ciento cincuenta y nueve marineros murieron y la tripulación superviviente pasó al destructor HMS Legion . En el intento de remolcar el destructor dañado a Gibraltar no tuvo éxito. El 27 de octubre de 1941,  se hundió al oeste de Gibraltar. Una vez más, el gato sobrevivió y llegó a Gibraltar.

Poco después del hundimiento del Cossack , Sam embarcó en el portaaviones HMS Ark Royal, que
tenía la reputación de ser un barco con suerte. El 14 de noviembre de 1941, el submarino alemán U-81 torpedeó al Ark Royal durante su regreso de Malta a Gibraltar. El torpedo alemán hizo un gran agujero en el portaaviones, y no se pudo remolcar. El Ark Royal se hundió, a 30 millas de Gibraltar, después de que  la tripulación abandonase el barco. Una patrullera rescató a los tripulantes del portaaviones y a Sam.

Acorazado Bismarck  FUENTE

Todos los supervivientes fueron  transferidos al destructor HMS Lightning , y luego al destructor HMS Legion. El 26 de marzo de 1942,  el Legión fue hundido en un ataque aéreo, y el 12 de marzo de 1943, el Lightning también se hundió.

Mientras tanto el hundimiento del Ark Royal fue el final de la carrera como marinero de Sam. Fue trasladado a la oficina del Gobernador General de Gibraltar y vivió allí por un tiempo. Posteriormente, Sam fue enviado al Reino Unido, donde recibió alojamiento y comida en un hogar para marineros en Belfast.

En 1955, "Insumergible Sam", murió. Se había vuelto famoso. En su honor, la artista Georgina Shaw-Baker hizo un dibujo en color pastel de él, que se encuentra en el Museo Marítimo Nacional de Greenwich.

Vía: War History

martes, 4 de septiembre de 2018

Los criptógrafos polacos que ayudaron a descifrar ENIGMA


La cruzada de Alan Turing para descifrar los mensajes alemanes en la Segunda Guerra Mundial fue una carrera contrarreloj. Desde 1940 en adelante, Turing y su equipo diseñaron cientos de máquinas electrónicas, llamadas bombas, que descifraban las miles de misivas enviadas por los comandantes enemigos cada día para guiar a los aliados en el frente. Bletchley Park, el centro secreto donde todo sucedió, ganó su lugar en la historia. Pero como con todos los avances, hubo mucha más gente sentó las bases en el descubrimiento.

En su libro X,Y & Z, Dermot Turing, el sobrino del gran matemático, cuenta la fascinante historia de un grupo de matemáticos polacos que hicieron muchos avances en las máquinas codificadoras Enigma, años antes que Alan Turing y su equipo resolvieran el "enigma". Los polacos compartieron sus avances con los servicios de inteligencia franceses y británicos antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Las letras X, Y y Z fueron la abreviatura de los equipos de descifrado francés, británico y polaco.

FUENTE

Las habilidades polacas en la criptografía y la ingeniería de radio se unieron durante la Guerra Ruso-Polaca de 1920. Los informantes descifraron un telegrama de Iósif Stalin, que indicaba un ataque inminante contra Varsovia. Esto les dio tiempo a los polacos para proteger y salvar la ciudad. Maksymilian Ciężki y Antoni Palluth se ncontraban entre los descifradores de este telegrama. Después del conflicto de 1920, Ciężki se convirtió en líder de una unidad de radio-inteligencia. Palluth creó una empresa que fabricaba equipos electrónicos, incluidas radios del tamaño de una tarjeta de crédito para agentes secretos polacos.

Maksymilian Ciezki  FUENTE

En 1926, el ejército alemán empezó a enviar mensajes codificados de forma más aleatoria, lo que los hacía casi imposibles de descifrar. Fueron codificados usando la máquina Enigma. El teclado estaba conectado de forma que al escribir una letra se iluminaba una diferente en un conjunto de bombillas en la parte superior. Los rotores alteraban la ruta del circuito eléctrico con cada pulsación de tecla. Las máquinas estaban disponibles comercialmente pero modificadas para el uso militar alemán. Sin conocer la configuración de una máquina, no había forma de descubrir el código.

Máquina enigma  FUENTE

Ciężki contrató a un grupo de estudiantes de matemáticas para descifrar la máquina. Trabajaron silenciosamente en sótanos y en un búnker en el bosque. Marian Rejewski, ex alumno de la Universidad de Poznań en Polonia, fue uno de las componentes del grupo. Al timón del mismo estaba Gwido Langer, un polaco que había trabajado en inteligencia de radio para el ejército austriaco.

Gwido Langer  FUENTE

Mientras tanto, en Francia, Gustave Bertrand encabezaba la unidad equivalente. Los franceses tenían un enfoque más convencional para la recopilación de información: buenos agentes, reuniones clandestinas y pagos generosos. Bertrand tenía dos espías formidables. Rudolf Stallmann y Hans-Thilo Schmidt, este último fue captado por Stallman y era hermano de un coronel del ejército alemán. Schmidt proporcionaba documentos militares a los franceses. Bertrand creó una red para compartir inteligencia, con Polonia y el Reino Unido. En 1931, aceptó suministrar a Langer documentos militares alemanes. Uno de esos documentos, era un manual de Enigma.

Gustave Bertrand  FUENTE


Langer, Ciężki y Rejewski saltaron sobre él. Comenzaron a recopilar mensajes codificados y aplicaron su ingenio para encontrar pistas. Algunas veces los remitentes cometían errores. Los soldados alemanes usaban juegos simples de tres letras, como QQQ, para transmitir las configuraciones al receptor. Ocasionalmente, los mensajes podían adivinarse: por ejemplo, a menudo decían "maschine defekt".


Rejewski  FUENTE

En 1936, en el período previo a la guerra, el ejército alemán estaba reforzando sus comunicaciones. En octubre de ese año, los remitentes comenzaron a reiniciar las máquinas Enigma a diario. Otro matemático polaco, llamado Jerzy Różycki, se dió cuenta de que esto alteraba la frecuencia de las letras, revelando información adicional. El equipo desarrolló herramientas para trabajar a través de los cientos de permutaciones, incluyendo tarjetas perforadas y un dispositivo mecánico con rotores que imitaba a Enigma, que, por razones inciertas, el equipo llamaba bomba . Ambos conceptos fueron utilizados y desarrollados posteriormente por Alan Turing.

A finales de julio de 1939, poco más de un mes antes de que el ejército alemán invadiera Polonia, Bertrand hizo que el respetado criptólogo británico Dillwyn 'Dilly' Knox (que ya estaba trabajando en Enigma en Bletchley) se reuniera con el equipo de Langer cerca de Varsovia. Los polacos querían transmitir sus conocimientos. Knox tras llegar de Varsovia envió a los polacos una bufanda de seda impresa con una escena de carreras de caballos para reconocer que les llevaba ventaja en el estudio de Enigma. Los británicos inmediatamente intensificaron los esfuerzos de descifrado en Bletchley Park; en unos pocos meses, Alan Turing había rediseñado las"bombas"para que funcionaran más rápido. Las ideas polacas le ahorraron un año de trabajo.

Cuando estalló la guerra, la unidad de radio-inteligencia polaca fue liquidada. Los descifradores de códigos enterraron sus notas y máquinas y huyeron. Algunos terminaron en Argelia, el resto en Francia trabajando para Bertrand. La mayoría de los descifradores de códigos polacos sobrevivieron a la guerra, aprovechando la resistencia francesa y esquivando los servicios de inteligencia militar y la policía secreta alemana cuando Francia fue ocupada.

Criptógrafos polacos en el sur de Francia 1941. Ciezki séptimo por la izquierda. Bertrand décimo por la derecha y Langer justo detrás  FUENTE


Ciężki y Langer fueron arrestados y pasaron un tiempo internados en Sudetenland (ahora parte de la República Checa). Después de la guerra, se establecieron en Escocia. Palluth fue asesinado en Alemania en 1945, cuando una fábrica en la que trabajaba en el campo de concentración de Sachsenhausen fue bombardeada. Bertrand en 1972, escribió un libro sobre Enigma, y ​​así la historia de X, Y, Z comenzó a filtrarse.


Vía: Nature


lunes, 3 de septiembre de 2018

Fotografías de los barrios marginales del New York de finales del XIX


Jacob Riis (1849-1914), fue un emigrante danés, que llegó a Nueva York en 1870. En 1888 se convirtió en reportero del New York Tribune cubriendo las investigaciones policiales del Lower East Side. Sus imágenes de las vidas de los inmigrantes de Nueva York le convirtieron en el fotógrafo más famoso de su época.

Jacob Riis   FUENTE

Riis documentó con sus fotografías las viviendas sobreocupadas del Lower East Side neoyorquino. La vida en los barrios humildes. El tema interesaba mucho a sus lectores. Fue pionero en el uso del flash para resaltar las partes más oscuras de la ciudad y revelar existencias lúgubres. Revelando las dramáticas vidas de los inmigrantes de la ciudad en su mayoría niños, Riis conmociona a la mayoría de los neoyorquinos y hace que Theodore Roosevelt reforme las políticas de vivienda de la ciudad.

Echa un vistazo a algunas de estas imágenes desgarradoras que impulsaron la reforma social y merecieron los elogios de los inmigrantes.
































Vía: Vintag

Archivo del blog