jueves, 4 de julio de 2019

El monumento del tercer ángel en Chernóbil


Un ángel solitario domina la tierra tóxica de Chernóbil, una trompeta presionada contra sus labios en una canción silenciosa. La escultura, creada por el artista ucraniano Anatoly Haydamaka, es un tributo a quienes perecieron en uno de los peores desastres nucleares del mundo.

FUENTE

El 26 de abril de 1986, una prueba de seguridad en un reactor en la Central Nuclear de Chernobyl cerca de Pripíat , Ucrania, desató un infierno. Hubo llamas que salieron de la planta nuclear durante 10 días. Los bomberos acudieron a la extinción del incendio. El humo radioactivo los envenenó.

Muchos de los bomberos, o liquidadores, desconocían la verdadera naturaleza de la tarea, creyendo al principio que era otro incendio ordinario. Lucharon contra las llamas tóxicas, perdiendo la vida. Veintinueve murieron por radiación en los días posteriores al desastre, y otros cientos cayeron en las siguientes semanas.

El "Monumento del Tercer Ángel" no solo honra a las personas que arriesgaron todo para combatir la catástrofe, sino lanza un mensaje bíblico. El monumento fue inspirado por un pasaje del Nuevo Testamento, Apocalipsis 8: 10-11:

FUENTE

El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas. Y el nombre de la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amarga.

Vía: Atlas Obscura 



lunes, 1 de julio de 2019

El juicio que presidió la Virgen María


La España del siglo XVII era muy piadosa, también había instituciones como la Inquisición que te "guíaba" por el sendero de la devoción cristiana.

En 1650 se juzgó a una plaga de langostas(las terrestres), por el daño que causaron a las cosechas. El autor de la demanda era el fiscal Manuel Delgado y, cuando se admitió a trámite se designó a Nuestra Señora de Santa María como juez del pleíto y a San Antonio de Padua como abogado de los insectos. Por supuesto la jueza y el abogado no se personaron por lo que en su nombre actuaron Bernabé Pascal como abogado y Fray Pedro de la Trinidad como juez.


FUENTE


Bernabé Pascual sostuvo que las langostas actuaban por imperativo divino y sin voluntad. Se llamaron a testigos favorables y contrarios a los bichejos.

Finalmente se dictó sentencia: "Nos, Santa María, Madre de Dios y Señora del cielo y tierra, juez nombrada en esta causa... Las langostas fueron condenadas a destierro en un plazo de tres días naturales, tendrían que cumplir la condena. Si no cumplían la condena serían excomulgadas.

A los tres días los insectos no obedecieron como era normal y fueron excomulgadas. Las langostas no se fueron hasta que lo estimaron conveniente. En 1651 volvieron a aparecer y en 1709. En esos años se repitió el proceso con la misma condena y sin ningún resultado.


Fuente: Historia absurda de España

Archivo del blog