viernes, 13 de abril de 2012

Houdini y su lucha contra los espiritistas


A principios del siglo XX con los adelantos tecnológicos, contactar con los muertos en la sociedad de esa época, no solo se veía posible sino que era científico. Los mediums eran el poder hacia el más allá, hacían sesiones donde invocaban a los muertos, que aparecían en medio de luces, ectoplasmas, sillas que se movían... Pero por entonces les salió un gran rival, su nombre Houdini, quizás el mayor mago de la historia. Houdini descubría todos sus trucos, y acababa con ellos.

HOUDINI


En 1922 un incidente que implicó a su amigo Arthur Conan Doyle, le hizo pasar a la acción. Doyle había perdido un hijo en la Primera Guerra Mundial y buscó un medium para que lo invocase y según Doyle en la sesión su hijo entró en la habitación y le besó en la frente. Houdini y Doyle eran amigos pero este era un tema de discusión constante entre los dos.

Conan Doyle


Houdini desató toda su ira contra los mediums, pues se aprovechaban del dolor de las personas por la muerte de un ser querido. Houdini llegó muy lejos contra los mediums, desmontaba sus trucos en las sesiones, incluso a veces llevando prensa consigo.

En aquellos tiempos incluso la prestigiosa revista "Scientific American" se interesó por el mundo de los espiritistas. Scientific American ofreció un premio de cinco mil dólares, para cualquier medium que pudiese aportar pruebas de estos fenómenos psíquicos. Houdini y Conan Doyle entre otros formaban parte del comité verificador. Houdini desmontó a todos los mediums que lo intentaron, no había nadie en el mundo que supiese más de engaños que él.

En 1923 la contienda de Houdini contra los espiritistas había alcanzado tal difusión, que los mediums estaban en guardia ante sus visitas, entonces necesitaba otro medio para descubrirlos. Tenía una detective Rose Mackenberg,  que lo acompañaba en las giras y visitaba a los mediums unos días antes que Houdini llegase con sus espectáculos. Ella contaba a los espiritistas, que quería comunicarse con su hijo muerto, pero lo cierto es que no tenía ni había tenido ningún hijo. Cuando Houdini llegaba a la ciudad, invitaba a su espectáculo a los mediums locales, y les decía que iba a hablar de ellos para que pudieran defenderse. Pero Houdini se los comía vivos y los ridiculizaba delante de su público.

Fuente


Pero la prueba definitiva contra los mediums para él y el comité de Scientific American estaba por llegar. En 1924 una mujer respetable de la alta sociedad de Boston llamada, comenzó a realizar gratuitamente sesiones de espiritismo, los otros mediums cobraban grandes cantidades de dinero por sus sesiones. En su reuniones espiritistas, las mesas volaban y parecía hablar con los muertos. Houdini oyó hablar de la misteriosa "Margorie" y cogió el primer tren a Boston. La tal "Margorie" era Mirna Crandon cuyo marido era profesor de medicina. "Margorie" producía fenómenos psíquicos y físicos. Se desnudaba y se ponía un kimono y algún asistente a la reunión comprobaba que no llevaba nada, los participantes, se sentaban alrededor de una mesa cogiéndose de las manos, y a través de su hermano muerto llamado Walter, contactaba con el más allá y se mofaba de todos los asistentes a la reunión. Todo se movía, la mesa, los objetos de la mesa y eso que tenía las manos atadas a los brazos de la silla y se le controlaban las piernas.

Portada de la revista en 1924


Conan Doyle y los otros miembros del comité, estaban decididos a darle los cinco mil dólares del premio, pero Houdini estaba decidido a desenmascarar a la medium. Houdini y los otros miembros del comité de Scientific American acudieron a una sesión, la tensión se palpaba en la sala. Houdini llegó a la primera sesión de las cinco que acudiría con "Margorie", en esta sesión sonó un timbre, y un megáfono cayó a sus pies. En la segunda la mesa se balanceó violentamente, nada de esto impresionó a Houdini que llevaba todo la vida manipulando objetos con los pies y la boca y reconocía los trucos.

Houdini presentó su informe al comité de Scientific American tras las cinco sesiones, pero Margorie contaba con el apoyo de mucha gente distinguida y culta, sin rendirse Houdini encargó una caja especial que permitía el contacto con los asistentes a la sesión pero restringía el movimiento de la cabeza y los pies. Con su credibilidad en juego "Margorie" aceptó. Houdini publicó un libro para demostrar que aunque tuviese los pies atados podía manipular objetos con las pantorillas y los dedos de los pies. Para hacer que la mesa se tambalease se valía de su cuello largo y flexible, mientras los invitados le sujetaban los brazos, ella metía la cabeza bajo la mesa y la subía.

A principios de 1925, Houdini ofreció 25000 dólares a "Margorie" si demostraba sus habilidades paranormales, ella nunca se presentó y se dedicó a distraer al público imitando las supuestas capacidades paranormales de la medium.

Con el tiempo su guerra contra "Margorie" quedó atrás pero su guerra contra el espiritismo lo llevó a Washington. En 1926 compareció ante subcomités del Senado y del Congreso a testificar a favor de una ley anti espiritistas. Acudieron ciento de espiritistas y las sesiones casi terminan en algaradas, cuando Houdini llamó a los mediums, degenerados mentales.  Cuando compareció en el Senado para testificar, le preguntaron: Si las cosas que hacía él, se debían a poderes psíquicos. Houdini contestó: "Algunos espiritistas dicen que tengo poderes sobrenaturales, pero no, todo lo que hago es por medios naturales, pero hago trucos que no puede descubrir nadie" El derecho a la libertad de expresión, hizo que no se aprobase la ley, pero la campaña de Houdini contra el espiritismo hizo mucho daño a los mediums.


Fuente: Los secretos de Houdini


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog