miércoles, 4 de julio de 2012

Italia 1934: El mundial de fútbol que ganó Mussolini


La Copa del Mundo se inaguró en 1930 en Uruguay. El fútbol se estaba convirtiendo en un deporte de masas, y sería lo que representaría a las naciones en el plano internacional. Pero los dictadores fascistas no tardaron en manipular este deporte con fines ideológicos.

El 28 de octubre de 1922 subió al poder el partido fascista italiano. Su líder, Mussolini creía en la supremacía de la raza italiana que serían de nuevo como en la antigua Roma, los amos del mundo. A Mussolini no le gustaba el fútbol pero era consciente de su poder propagandístico para influir en la opinión pública. Su oportunidad llegó con la celebración en Italia en 1934 de la segunda copa del mundo de fútbol.

Mussolini. FUENTE


Mussolini asumió el control total de la organización del campeonato. Para que no hubiese dudas de su autoridad en el campeonato, Mussolini creó un trofeo especial para el ganador. Haría todo lo que estuviese en su mano para que el torneo se quedase en Italia. El trofeo se llamaba "Copa del Duce" y era una seis veces más grande que la Copa del Mundo. Cuando terminó la Copa del Mundo, el presidente de la FIFA en su correo personal mostró sus dudas sobre si la FIFA había organizado el campeonato o había sido Mussolini.

Coppa del Duce. FUENTE


Mussolini decidió que árbitros dirigirían los partidos del Mundial. Los primeros partidos fueron un simple trámite. La "squadra azurra" goleaba a cuanto rival enfrentaba (Estados Unidos, Francia, Hungría y Estados Unidos de nuevo en octavos de final). Su primer obstáculo serio fue la España de Ricardo Zamora e Isidro LángaraLuego de un extenuante partido de 120 minutos igualaron a un gol, tantos de Lángara y de Orsi.

Lángara. FUENTE



La FIFA programó una revancha para el día siguiente que Mussolini no quiso dejar en manos del fútbol, citó al general Vaccaro, presidente del Comité Olímpico Italiano, que lo tranquilizó con un lacónico “todo está solucionado”. “Todo” era el árbitro suizo, René Mercet que descaradamente pitó a favor de Italia, que terminó por vencer a los españoles con un gol en falta de Giuseppe Meazza.

Meazza. FUENTE

Durante este partido, dirigido por Mercet, la prensa señaló que a España le fueron anulados dos goles legales, obra de Regueiro y Quincoces. Además, el árbitro suizo fue acusado de permitir el juego duro de los italianos, que culminó con cuatro jugadores españoles lesionados.

Mercet. FUENTE


Tras esta actuación, Mercet fue sancionado a perpetuidad por la federación suiza, y como consecuencia no volvió a dirigir un encuentro internacional de fútbol, pues fue expulsado también por la FIFA.







Tras eliminar a España, en semifinales le esperaba quizás el mejor equipo del campeonato, Austria. Destacaban por su elegante juego y su gran talento, su jugador estrella Matthias Sindelar, era uno de los mejores delanteros centros del mundo. Además Sindelar años después pagó con su vida el enfrentarse a Hitler en este post se cuenta la historia de este héroe.  Ha sido nombrado como el mejor jugador austríaco del siglo XX.

File:Sindelar-aut.jpg
Sindelar. FUENTE


Las lluvias torrenciales habían convertido el escenario del partido en un barrizal, mermando el juego de pase del equipo austríaco. Pero los austríacos se enfrentaban a algo más que al terreno del juego, Mussolini había elegido como árbitro al sueco Ivan Eklind, que había cenado la noche anterior con el propio "Duce". Los italianos se emplearon con dureza como en el partido de España, incluso llegó a cortar las jugadas de Austría, golpeando el balón cuando salían jugando en ataque. Italia ganó con un gol en claro fuera de juego.






Italia pasaba así a la final, ahora lo único que se interponía hacia el título era el equipo de Checoslovaquia, una formación con mucho talento y poca experiencia. El árbitro Eklind que benefició descaradamente a Italia en la semifinal pitaría también la final. Nunca en la historia de los mundiales ha vuelto a pasar que un árbitro que pite una semifinal, pite también la final.

File:Frantisek planicka x gianpiero combi.jpg
Combi capitán Italia. Eklind árbitro y Planicka capitán checoslovaco. FUENTE


Antes del partido Eklind fue invitado al palco de honor para saludar al "Duce". Durante todo el partido el árbitro pasó por alto el juego agresivo de la selección italiana. Se comió un penalty en el área italiana. Y el gol de Italia  Italia ganó 2-1 proclamándose campeona del mundo. El gol de la victoria lo consiguió Schiavio de flojo disparo que se le coló a PlanickaCuentan que el portero se dejó ese gol, porque si Italia no ganaba ese mundial, los jugadores de la "azurra" serían eliminados. 





El "Duce" alcanzó una gran popularidad, con esta victoria y el fervor nacionalista del país llegó al nivel que el dictador fascista esperaba. 





Fuentes: Fascismo en el fútbol, Wikipedia, El espectador




1 comentario:

  1. Y la FIFA le vale este mundial arreglado a Italia mientras a Uruguay le descuenta dos

    ResponderEliminar

Archivo del blog