lunes, 1 de abril de 2013

La broma que introdujo a la mujer en la medicina


El decano de la Facultad de Medicina de Geneva se enfrentaba a un dilema: una mujer solicitaba matricularse en Medicina. Su nombre era Elizabeth Blackwell (1821-1910). En todas las escuelas de medicina que lo había solicitado había sido rechazada, argumentando que ella era una mujer y por lo tanto inferior intelectualmente.

El Geneva Medical College, sin embargo, no le dio una respuesta definitiva a Elizabeth. Ellos pusieron el tema a votación con la condición de que si un estudiante votaba en contra de ella, no sería admitida. Los estudiantes, sin embargo, creían que era una broma absurda y decidieron pasar un buen rato: todos votaron a favor de Elizabeth. Cuando Elizabeth llegó, todos los estudiantes se comportaron como caballeros. Todo los codazos, risas y chismes pararon, y los estudiantes se comportaron correctamente.

Elizabeth Blackwell  FUENTE

Elizabeth Blackwell se graduó en 1849 y se convirtió en la primera mujer en la historia de Estados Unidos que consiguió el título en medicina. Extrañamente, a ella no le interesaba ser doctora. Ella escribió que "odiaba todo lo relacionado con el cuerpo, y no podía soportar los libros de medicina." Pero Elizabeth anhelaba una vida independiente de esposo e hijos y ella quería obtener el título de doctora, asumiendo que era una lucha moral.

Marchó a París donde ejerció en maternidad. En una de las curas, una secreción purulenta le salpicó el ojo izquierdo dejándola ciega. Aquello truncaría su carrera de cirujana. Poco después, marcha a Inglaterra donde conoce a Florence Nightingale y al regresar a Estados Unidos, funda junto a su hermana Emily, una Escuela de Enfermería para mujeres. Publicó libros y allanó el camino para la próxima generación de mujeres médicos y científicas.

Vía: ScienceZest y Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog