viernes, 17 de octubre de 2014

Cuando el racismo era una ciencia


Em una antigua casa de estuco aencima de una colina cubierta de vegetación con vistas al estrecho de Long Island a menos de dos kilómetros de la carretera, se encontraba el famoso Laboratorio Cold Spring Harbor. Con más de 600 investigadores y técnicos, trabajaban en los avances en la genética, el cáncer y la neurociencia. Esa vieja casa, es ahora una residencia privada en las afueras de la ciudad de New York. En ella había una instalación cuyo nombre evoca recuerdos oscuros: La Oficina de Registro de Eugenesia.

FUENTE

En su apogeo, la oficina fue el principal departamento científico del Cold Spring Harbor. Allí, los científicos aplicaron factores genéticos rudimentarios para señalar a las razas superiores y degradar a las minorías. A mediados de la década de 1920, la oficina se había convertido en el centro del movimiento eugenésico en EEUU. Hoy en día, todo lo que queda de ella son archivos y fotografías de campañas de esterilización forzosas, refugiados a los que se les prohibía entrar en la Isla de Ellis.

FUENTE

Cuando la Oficina de Registro de Eugenesia abrió sus puertas en 1910, los científicos fundadores de la misma fueron considerados progresistas. Trabajaban con la intención de que sus aplicaciones en la genética crearan mejores ciudadanos. La financiación llegó por parte de la familia Rockefeller y del Instituto Carnegie. Charles Davenport, un biólogo de Harvard y su colega, Harry H. Laughlin, llevaron el peso de la Oficina.

Charles Davenport  FUENTE

Los investigadores buscaron a las familias de los "no aptos" en los barrios bajos de Manhattan y en Pine Barrens (Nueva Jersey). Ellos catalogaban discapacidades y rasgos indeseables, garabateando las dimensiones exactas de cabezas y brazos. Institutos de Psiquiatría enviaban cajas de expedientes a la oficina, con las principales características de sus pacientes, que eran cotejadas en cuadros genealógicos. El mismo Davenport ideó un aparato sofisticado para cuantificar el color de piel.

Por la década de 1920, la oficina había comenzado a influir en el gobierno de los Estados Unidos. Laughlin compareció ante el Congreso, abogando por las leyes de esterilización forzada y anti-inmigración. El Congreso promulgó la La Ley de Inmigración de 1924 que prohibió a los europeos del este, judíos, árabes y asiáticos entrar en el país. Además fueron esterilizadas miles de personas que se consideraban no aptas. La Universidad de Heidelberg en la Alemania nazi otorgó a Laughlin un Doctorado "Honoris Causa" por su trabajo en la "ciencia de la limpieza racial." Él aceptó el premio, y su investigación en Long Island siguió influyendo en la ideología nazi durante la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto.

Laughlin  FUENTE

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, el malestar generalizado con la eugenesia y el nazismo se volvió en contra de la oficina. A fines de 1930, una revisión independiente por la Institución Carnegie encontró en la oficina "sesgos y fuerte dependencia de la evidencia anecdótica", y fue cerrada en 1939.

El Cold Spring Harbor cambió su enfoque y utilizó los estudios genéticos para la selección de mejores plantas y animales. La oficina de la eugenesia fue casi olvidada, hasta que David Micklos, Director ejecutivo del Centro de Aprendizaje de ADN, solicitó una beca del Gobierno norteamericano para analizar los archivos de la oficina.

El Archivo eugenesia ,ofrece fotografías de la época y los facsímiles de los expedientes originales, y está abierto al público en el sitio web de Cold Spring Harbor. Micklos señala que la intolerancia que dio lugar a la eugenesia nunca fue realmente solo ciencia. "No se necesita ninguna teoría científica de fantasía para que la gente se odie".


Vía: The New York Times

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog