miércoles, 15 de octubre de 2014

Erbil: El lugar habitado más antiguo del Mundo


La antigua ciudadela ovalada se eleva unos 30 metros sobre Erbil (Irak) en la llanura de la Mesopotamia septentrional, cerca de las montañas de Zagros que conducen a la meseta iraní. El montículo, con su ladera artificial, construida por sus habitantes durante al menos los últimos 6.000 años, es el corazón de lo que puede ser el lugar poblado continuamente más antiguo del mundo. Durante su larga historia, la ciudad ha sido un lugar de peregrinación dedicado a una gran diosa, un próspero centro comercial, un pueblo en la frontera de varios imperios, y un bastión de los rebeldes.

Erbil (Kurdistán Iraquí)  FUENTE

Una densa concentración de casas de los siglos XIX y XX se encuentra encima de la loma, y ​​estas han impedido a los arqueólogos la exploración de las capas más antiguas de la ciudad. Como consecuencia de ello, casi todo lo conocido acerca de Arbela (nombre de la ciudad en la antigüedad), se ha conocido de un puñado de textos antiguos y artefactos desenterrados en otros sitios.

Por primera vez en 2013, importantes excavaciones comenzaron en el norte de la enorme colina, dejando al descubierto los primeros vestigios de la legendaria ciudad. El radar de penetración de tierra ha detectado dos grandes estructuras de piedra por debajo del centro de la ciudadela que pueden ser los restos de un templo dedicado a Ishtar, la diosa del amor y de la guerra. Allí, según los textos antiguos, los reyes asirios buscaban orientación divina, y Alejandro Magno asumió el título de rey de Asia en el año 331 AC.

Situado en una llanura fértil, Erbil y sus alrededores desde hace miles de años, han sido un granero para la región, una puerta de entrada natural al este, y un cruce clave en el camino que conecta el Golfo Pérsico con Anatolia. Sus habitantes lucharon contra repetidas invasiones de los soldados de la capital sumeria de Ur hace 4.000 años, fue testigo de tres emperadores romanos, sufrieron la embestida de la caballería de Genghis Khan en el siglo XIII, los cañones de los señores de la guerra afganos del siglo XVIII, y la ira de los tanques de Saddam Hussein hace sólo 20 años. Sin embargo, a través de miles de años, la ciudad sobrevivió, e incluso prosperó, mientras que otras grandes ciudades como Babilonia y Nínive se desmoronaron.

Hoy Erbil es la capital de la provincia autónoma iraquí del Kurdistán. La ciudadela se mantiene en el corazón de una ciudad próspera con una población de 1,3 millones, compuesta en su mayoría por kurdos. Durante el siglo XX, el montículo los refugiados de los conflictos de la región reemplazaron a las familias ricas establecidas en el montículo de la ciudad, que se trasladaron a un alojamiento más espacioso en la ciudad baja y de los suburbios de abajo. Los refugiados al día de hoy se han trasladado a nuevos asentamientos y hay grandes esfuerzos para renovar el deterioro de las viviendas de adobe, la reconstrucción de la puerta otomana adyacente del siglo XIX, que se asienta sobre bases mucho más antiguas, etc... El trabajo de conservación está dando a los arqueólogos la oportunidad de profundizar en el montículo que acaba de ser declarado Patrimonio de la Humanidad. Unas pocas piezas de 5.000 años de edad, y la cerámica que se encuentra en la ciudadela dan fe de la existencia de la antigua Arbela.

Vista aérea de Erbil  FUENTE

La primera mención de Arbela se encuentra en tablillas de arcilla que datan de alrededor de 2300 AC. Fueron descubiertas en las ruinas carbonizadas de el palacio de Ebla, una ciudad a unos 500 kilómetros al oeste de Siria. Estas tablas, mencionan a mensajeros de Ebla que pagaron cinco siclos de plata para pagar un viaje a Arbela.

 Los Guti, que llegaron desde el sur de Mesopotamia, dejaron una inscripción real que se jacta de la exitosa campaña de un rey Gutian contra Arbela, en la que conquistó la ciudad y capturó a su gobernador, Nirishuha. Nirishuha, y posiblemente los otros habitantes de Arbela, eran probablemente hurritas. Poco se sabe acerca de los hurritas, miembros de un grupo de los pueblos indígenas del Cáucaso.

A finales del tercer milenio antes de Cristo la ciudad mesopotámica de Ur sur comenzó a construir su propio imperio, y envió a soldados a 800 kms al norte para someter a un Arbela rebelde. Gobernantes de Ur afirmaron, en textos contemporáneos, que habían cortado las cabezas de los líderes de Arbela y destruyeron la ciudad durante repetidas campañas.

Hacia el siglo XII AC, Arbela era una ciudad próspera en la frontera oriental de Asiria. Durante los siguientes siglos, los asirios, se convirtieron en el más grande, más rico y más poderoso imperio que el mundo había visto. Este imperio absorbió la ciudad y la convirtió en un importante centro asirio, aunque la población de la ciudad parece haber conservado una mezcla de etnias en toda esta larga época, que duró hasta el año 600 aC. Ishtar de Arbela era una diosa muy popular en este periodo. La "Casa de la Señora de la Tierra" era el centro de la vida religiosa, política y económica de Arbela. Textos asirios mencionan el templo, dedicado a Ishtar, ya en el siglo XIII AC, aunque puede que ya hubiese otros templos religiosos anteriores en este lugar (un antiguo panteón hurrita).

FUENTE

El templo era un complejo ricamente decorado, donde miembros de la realeza iban regularmente a buscar la guía de la diosa. Asaradón afirmó que él hizo que el templo "brillase como el día," con una referencia a un revestimiento de una aleación de plata y oro llamado electrum que brillaba en el sol de Mesopotamia. Algunos miembros de la realeza asiria podían haber vivido allí en su juventud, tal vez para mantenerse a salvo de las intrigas de la corte en Nínive, Nimrud, y Assur. En una tablilla Asurbanipal dice, "Yo no sabía ni de mi padre ni de mi madre. Crecí en el regazo de la diosa Ishtar de Arbela". Pero no todo era divino en Arbela. Un rey, probablemente Asurbanipal encadenaba a las puertas de la ciudad a los rebeldes, desollados, y con las lenguas arrancadas.

Asurbanipal  FUENTE

Después de tantos siglos de dominación, la caída de los asirios fue repentina y rápida y Arbela resultó ser el único asentamiento importante que sobrevivió. Una coalición de babilonios y medos, un pueblo nómada que vivió en la meseta iraní, destruyó las capitales asirias en el 612 AC y dispersó a sus ejércitos. Arbela se salvó, tal vez porque su población en gran parte no era asiria. Los medos, que pueden ser los antepasados ​​de los kurdos de hoy en día, probablemente tomaron el control de la ciudad, que todavía estaba intacta un siglo más tarde, cuando el rey persa Darío I, tercer rey de la dinastía aqueménida, empaló a un rebelde en las murallas de Arbela una escena grabada en una inscripción tallada en un acantilado iraní alrededor del año 500 AC.

En el siglo IV antes de Cristo, el Imperio Aqueménida se extendía desde Egipto hasta la India. En el otoño del año 331 AC, en la llanura de Gaugamela, al oeste de Arbela, el rey macedonio Alejandro Magno derrotó al gobernante aqueménida Darío III, que huyó. Las fuentes clásicas dicen que Alejandro persiguió a Darío a través del río Gran Zab hasta la ciudadela de Arbela, donde los historiadores creen que el rey persa tenía su cuartel general de campaña. Darío huyó hacia el este en las montañas de Zagros y finalmente fue asesinado por sus propios soldados. Después de esto Alejandro asumió el liderazgo del Imperio Persa, posiblemente, en una ceremonia celebrada en el templo de Ishtar en Arbela.

Ishtar de Arbela  FUENTE

Un equipo de la Universidad Sapienza de Roma utilizó recientemente un radar de penetración terrestre para examinar lo que está por debajo del centro de la ciudadela, y encontró evidencia de dos estructuras enterradas a unos 50 metros bajo la superficie que pueden ser restos del templo de la diosa. Sin embargo, la excavación de una zanja de 50 metros de profundidad en el centro de un gran montículo plantea inmensos retos de ingeniería y de seguridad. Así, en lugar de centrarse en el centro de la ciudadela y los posibles restos del templo, las excavadoras comenzaron a trabajar el año pasado en el borde norte de la ciudadela con la vista puesta en la exposición de las antiguas murallas. Hasta el momento, los investigadores han descubierto cerámica medieval, y una pared robusta que puede descansar en la cima de las fortificaciones asirias originales.

Las fortificaciones incluyen una pared de 18 metros de espesor, que probablemente tenían una pendiente defensiva y un foso. Lo que le asemeja a la que se encuentra en Nínive y Asur, y la coloca "sin ambigüedades entre las mega-ciudades mesopotámicas. Arbela, sin embargo, tenía un muro completamente irregular que contenía tanto a la ciudadela como a la ciudad baja. Ese diseño es más típico de las antiguas ciudades de Mesopotamia del sur, como Ur y Uruk, una pista de la antigüedad de Erbil. Esto puede desafiar la idea de que el urbanismo se inició exclusivamente en el sur de Mesopotamia.

Un equipo del Instituto Arqueológico Alemán en 2009, descubrieron una tumba asiria del siglo VII AC a pocos pasos al norte de la ciudadela. Con el uso de un radar de penetración terrestre, el equipo encuestó un área de 100.000 metros cuadrados, alrededor de la tumba y vio numerosos restos arquitectónicos. Otros investigadores están buscando más allá, fuera de los límites de la ciudad. Un equipo dirigido por la Universidad de Harvard comenzó a examinar el área alrededor de Erbil, en el 2012, con la sorpresa que en asentamientos de entre 3500 y 3000 años antes de Cristo contienen cerámica que aparece más estrechamente relacionada con los tipos de Mesopotamia del sur que los del norte.

Excavación en Erbil  FUENTE

La bandera kurda ondea en la ciudadela, en medio de trincheras de arqueólogos y montones de materiales de construcción destinados a ser utilizados en la conservación de la ciudadela, una familia aún vive en lo alto montículo de Erbil, cerca de la antigua Puerta de la Ciudadela, preservando la reivindicación de la ciudad como el lugar poblado de forma continua más antiguo de la Tierra.

Vía: Archaeology


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog