lunes, 13 de abril de 2015

Soldados norteamericanos diseccionados vivos por los japoneses durantes la II Guerra Mundial


Una universidad japonesa ha abierto un museo en el que reconoce que su personal diseccionó a varios aviadores norteamericanos mientras aún estaban vivos durante la Segunda Guerra Mundial. El museo recientemente inaugurado en la Universidad de Kyushu explica cómo se tomaron a ocho prisioneros de guerra de Estados Unidos y se llevaron a la escuela médica en Fukuoka después de que su avión fue derribado sobre los cielos de Japón en mayo de 1945.

Allí, fueron sometidos a experimentos médicos terribles, los médicos diseccionaron el cerebro de un soldado para ver si la epilepsia podría ser controlado por la cirugía, eliminaron partes de los hígados de los otros presos, para probar si podían sobrevivir. A otro soldado se le inyectó agua de mar, en un experimento para ver si se podría utilizar dicha agua en lugar de la solución salina estéril para ayudar a la deshidratación. Todos los soldados murieron a causa de su terrible experiencia.

Los tripulantes de un B-29 que despegó de Guam al mando del capitán Marvin Watkins derribado cerca de un aeropuerto de Fukuoka. Fueron los protagonistas de otras atrocidades. Tras el ataque uno de los aviadores murió. Otro vació su pistola, contra los lugareños antes de suicidarse, otro soldado fue apuñalado por los lugareños. De los restantes, el Capitán Watkins fue interrogado y sobrevivió a la guerra. El resto murió durante los horribles experimentos de vivisección.

Terrible destino: el capitán Marvin Watkins, arriba a la izquierda, y su tripulación fueron derribados sobre Japón.  Seis de ellos y dos otros no representadas fueron disecados vivos o sometidos a otros terribles experimentos médicos de la Universidad de Kyushu.  En la foto en la fila de atrás (de izquierda a derecha) son: Marvin S. Watkins (interrogado y puesto en libertad al final de la guerra) William R. Fredericks (murió en el experimento médico), Howard T. Shingledecker, (destino desconocido), Charles M. Kearns (murió en lugar del accidente), Dale E. Plambeck (murió en el experimento médico) Primera fila: Robert C. Johnson (murió en lugar del accidente), Teddy J. Ponczka (murió en el experimento médico), Robert B. Williams (murió en experimento médico), Leon E. Czarnecki (murió en el experimento médico), Leo C. Oeinck (murió en lugar del accidente), John C. Colehower (murió en el experimento médico)
De la foto solo el primero por la izquierda, el capitán Marvin Watkins sobrevivió al ataque y a los experimentos  FUENTE

Todoshi Toño, uno de los médicos que participó en los experimentos, dedicó su vida a contar las atrocidades. Uno de los soldados, Teddy Ponczka que estaba herido fue llevado a la sala de operaciones. Los cirujanos extirparon uno de los pulmones de Ponczka para ver qué efecto tiene la cirugía en el sistema respiratorio, antes de inyectarlo con agua de mar. Después de que los prisioneros fueron asesinados, los médicos japoneses conservaron sus restos en formol hasta el final de la guerra. Partes del cerebro y el hígado de los soldados fueron diseccionados mientras estaban vivos

Un tribunal de crímenes de guerra aliados en 1948 juzgó a 30 médicos y personal de la universidad. 23 personas fueron declaradas culpables y cinco de ellas fueron condenados a muerte. El general Douglas MacArthur más tarde conmutó todas las penas de muerte cuando era gobernador militar de Japón y todos los autores fueron puestos en libertad.


Vía: DailyMail



1 comentario:

  1. Que experimentos terribles, nunca podria haber imaginado algo asi... animales!!!

    ResponderEliminar

Archivo del blog