lunes, 21 de marzo de 2016

Las mujeres "computadoras" que facilitaron la conquista del espacio


En el Observatorio de Harvard a finales del siglo XIX, el ruido de más de una docena de "ordenadores" sonaba en la sala de cálculo de astronomía. La elaboración de cálculos complejos para mapear las estrellas, se realizaba por mujeres, agarrando sus lápices gruesos en pupitres de madera.

Equipos femeninos de Harvard, sentados en una pequeña habitación con papel tapiz floral, rodeados de un montón de papeles y cartas estelares, no sólo avanzaron em el campo de la astronomía, crearon nuevos sistemas para estudiar las estrellas que todavía se utilizan hoy en día. Por desgracia, estas mujeres de la Universidad de Harvard (hoy llamadas los "Equipos de Harvard"), no eran reconocidas por sus contribuciones individuales a las matemáticas y la astronomía. En ese momento, eran conocidas coloquialmente como "El Harem de Pickering".

Mujeres del equipo de Pickering. De pie Williamina Fleming 1890  FUENTE

En el siglo XIX, el Observatorio de Harvard era uno de los centros más importantes de estudios astronómicos de los Estados Unidos, pero la institución tenía problemas con los datos. Los datos de miles de observaciones registradas por los hombres con telescopios, tenían que clasificarse. Edward Pickering, el director del observatorio, empleó a un asistente masculino, pero no le gustó su trabajo. En 1881, contrató a su criada, Williamina Fleming.

Pickering, pensó en la contratación de Fleming, para catalogar los datos y hacer todo el trabajo tedioso que los hombres no querían hacer. Fleming, cuyo sueldo de empleada doméstica era menor, aceptó y aprovechó la oportunidad. Durante su carrera de 36 años en el Observatorio de Harvard, Fleming no sólo descubrió y catalogó más de 10.000 estrellas, varias nebulosas, y la existencia de las estrellas enanas blancas, también supervisó más de 80 equipos femeninos, muchos de los cuales llegaron directamente de la Universidad.

Edward Pickering  FUENTE

Una de sus subordinadas, Henrietta Swan Leavitt, descubrió una relación logarítmica entre el período de luminosidad de ciertas estrellas que cambian de brillo aparente con el tiempo y la distancia de los demás, un método que permiten a los astrónomos medir la proximidad a otras galaxias.

Leavitt aavso.jpg
Henrietta Leavitt  FUENTE

Otra de ellas, Annie Jump Cannon, graduada en Matemáticas y Astronomía en el Wellesley College de Massachusetts. A lo largo de cuatro años junto a sus colegas estudió miles de placas fotográficas del cielo nocturno para el Catálogo Henry Draper, un proyecto masivo de recolección de datos publicados entre 1918-1924, que tuvo como objetivo mapear todas las estrellas que podrían ser fotografiadas en el momento, más de 500.000 estrellas).

Las estrellas fueron, por primera vez, catalogada por una de sus cualidades más reveladoras: la temperatura, lo que podía indicar el tamaño y la edad, lo lejos que estaban de la tierra, las posibles características de los planetas que orbitan alrededor de su masa y el momento de su destrucción.

Annie Jump Cannon FUENTE

Esta tendencia de que las mujeres hicieran el trabajo de cálculo de la astronomía continuó en el siglo XX. En 1935, cinco mujeres se unieron a la predecesora de la NASA, la (NACA) como "computadoras", y para la NASA se convirtieron en "esencial para las operaciones en el centro". Después de la Segunda Guerra Mundial el Centro de Investigación Langley en Virginia empleó a cientos de clasificadoras.

Surgió también un grupo de mujeres negras de la Virginia West University, conocido como los equipos de la zona de West, que contribuyó al éxito del programa espacial. Cuando NACA se convirtió en la NASA en 1958, y el programa espacial tenía prioridad, una vez más la puerta se abrieron para las mujeres.

Katherine Johnson  FUENTE

Katherine Johnson, una niña prodigio matemática que se graduó a los 18 años en la Virginia West University, respondió a la llamada. Calculó la trayectoria de vuelo para el primer norteamericano en el espacio Alan Shepard en 1959.  También calculó la ventana de lanzamiento para la misión Mercury en 1961. En 1962, cuando la NASA utilizó las computadoras por primera vez para el cálculo de la puesta en órbita de John Glenn este pidió a Johnson que comprobase los cálculos electrónicos. Confíaba más en ella que en los cerebros electrónicos.


Vía: Atlas Obscura


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog