miércoles, 2 de marzo de 2016

Los dentistas de la Prehistoria


Imagine un mundo sin cepillos de dientes, enjuague bucal e hilo dental. Habría dientes podridos en todas las bocas, y dentistas ricos en cada ciudad. En 1921, unos mineros que trabajaban en Kabwe, en lo que hoy es Zambia, encontraron un cráneo primitivo. El cráneo tenía cavidades de gran tamaño en diez de sus dientes. El propietario de este cráneo era un hombre adulto Homo heidelbergensis, que pudo incluso haber muerto como consecuencia de su mala salud oral. Pero aquí está la sorpresa: el cráneo de Kabwe es una inexplicable anomalía.

En la boca de la mayoría de los fósiles humanos prehistóricos rara vez se encuentra una cavidad dental. Durante millones de años nuestros antepasados ​​fueron bendecidos con una buena salud dental. De hecho, las caries sólo se convirtieron en un problema hace unos 10.000 años, en los albores de la época neolítica, el momento en que nuestros antepasados fueron agricultores. La "odontología" surgió poco después. En la última década, los arqueólogos han encontrado a partir de la época en que el ser humano se hace recolector dientes limados, perforados... para eliminar el tejido cariado. Siendo así el taladro dental es anterior a la escritura, la civilización, o incluso la invención de la rueda.

FUENTE

La caries dental no estaba totalmente ausente en las sociedades pre-agrícolas, pero eran muy raras. La frecuencia de caries entre los cazadores-recolectores era muy baja de 1 a un 5%. Esto contrasta con los agricultores, que muestran una frecuencia de un 10% hasta un 80-85%. Los hidratos de carbono, en general, son malos para los dientes. El cambio a dietas ricas en hidratos de carbono por el cambio a la agricultura es la explicación de este aumento en las caries. Bacterias como el Streptococcus mutans, convierten los carbohidratos en ácidos que destruyen el esmalte. Estas habrían prosperado en la boca de los primeros agricultores.

Algunos investigadores creen que la dieta por sí sola no puede explicar el aumento de las caries. En su lugar, los dientes podían haber sufrido a causa de otro cambio que la agricultura trajo: un gran aumento de la población. Los agricultores tienden a quedarse en lugar de vagar como los cazadores-recolectores. Por lo general, podrían depender de suministros de alimentos más predecibles que sus antepasados. Ambos factores contribuyeron a un aumento de las tasas de fecundidad. Esto fue una mala noticia para la salud bucal de las mujeres. Los cambios hormonales durante el embarazo producen un aumento en la inflamación de las encías. También producen cambios en el ph de la saliva que hacen que tenga menos poder para neutralizar los ácidos asociados con la caries dental.

Las sociedades prehistóricas no se limitaron a aguantar el dolor. Comenzaron a explorar formas de calmar bocas doloridas e inventaron la "odontología". La evidencia más temprana que tenemos para la odontología terapéutica viene de tiempo anterior a los albores de la agricultura. Las comunidades pre-agrícolas ya empezaban a consumir tipos de granos y almidones ricos en carbohidratos que más tarde se cultivaban. Stefano Benazzi de la Universidad de Bolonia y su equipo estudiaron un cráneo adulto masculino de 14.000 años de antigüedad, encontrado en una excavación en Italia a finales de 1980. Ellos descubrieron indicios de que la superficie de mordida de un diente había sido raspada de forma deliberada con una herramienta para eliminar el tejido cariado. Bajo el microscopio, los arañazos en el diente un aspecto similar parecían hecho con una piedra pequeña afilada (microlito).

This man visited his prehistoric dentist 14,000 years ago (Credit: Stefano Benazzi)
Diente del cráneo estudiado por Stefano Benazzi  FUENTE


Si esta odontología temprana ayudó a aliviar el dolor de dientes, es discutible. En este caso, el procedimiento, logró extraer sólo una parte del tejido cariado. El tratamiento más eficaz vendría unos pocos miles de años más tarde con la invención de el primer taladro dental.

No sabemos a ciencia cierta donde fue inventado el taladro dental, pero algunos investigadores creen que fue en lo que hoy es Pakistán, entre el 9.000 y 7.500 años A.C. Allí, en un cementerio neolítico, los científicos descubrieron que al menos las dentaduras de nueve personas habían pasado por el taladro Todos ellos tenían molares con agujeros precisos de 1 a 3 mm de diámetro. Uno de los individuos se había sometido al procedimiento tres veces en diferentes dientes.Bajo el microscopio los investigadores encontraron crestas concéntricas en las paredes internas de algunos de los agujeros. Puede parecer sorprendente que estos pueblos antiguos podrían crear un taladro dental con materiales básicos. Algunas sociedades indígenas hoy tallan agujeros en objetos usando una herramienta parecida.

Un dentista prehistórico podría haber dado a sus pacientes anestésicos locales, tales como hojas de coca para mitigar el dolor en la "operación". Sorprendentemente, hay alguna evidencia de que los empastes también tienen raíces prehistóricas. En 2012, Claudio Tuniz en el Centro Internacional de Física Teórica de Trieste, probando una nueva tecnología de imágenes 3D, examinó una mandíbula humana de 6.500 años de antigüedad. Tuniz y su equipo encontraron algo inusual en un diente. Resultó ser un tapón de cera de abejas, tan antigua como el diente. Se había aplicado para llenar un agujero en el esmalte. La cera de abejas era un material de relleno razonablemente bueno. Es suave y fácil de trabajar cuando se calienta, pero se convierte en sólido a la temperatura del cuerpo humano. También tiene el beneficio añadido de propiedades antibacterianas y anti-inflamatorias.

Dentadura estudiada por Claudio Tuniz  FUENTE

El Museo de Historia Natural de Trieste, donde se aloja la muestra, ya está convencido de su importancia. Es la estrella del museo y tiene su propia sala.

Vía: BBC

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog