miércoles, 30 de marzo de 2016

Otto Skorzeny: El nazi que se convirtió en un asesino a sueldo de Israel


El 11 de septiembre de 1962, un científico alemán desapareció. Heinz Krug había estado en su oficina, y nunca volvió a casa. El único detalle relevante conocido por la policía en Múnich era que Krug viajaba a El Cairo con frecuencia. Era uno de la decenas de expertos de cohetes nazis que habían sido contratados por Egipto para desarrollar armas avanzadas para ese país.

HaBoker, un periódico israelí ya desaparecido, afirmó tener la explicación: Los egipcios habían secuestrados a Krug para impedir que ayudase a Israel. Fue un intento torpe por parte de Israel de desviar a los investigadores del caso. Krug fue asesinado como parte de una trama del espionaje israelí para intimidar a los científicos alemanes que trabajaban para Egipto. Pero la revelación más sorprendente es que el agente del Mossad que disparó fue Otto Skorzeny, un ex teniente coronel de la Alemania nazi. Skorzeny era uno de los favoritos de Adolf Hitler, de hecho lo galardonó con la Cruz de Hierro, tras dirigir la operación de rescate que libero a su amigo Benito Mussolini (Operación Roble). La historia de cómo Skorzeny llegó al Mossad es uno de los cuentos incontables más importantes de los archivos del Mossad.

Otto Skorzeny  FUENTE

El Mossad tenía como misión prioritaria detener a los científicos alemanes que entonces trabajaban en el programa de cohetes de Egipto. Varios meses antes de su muerte, Krug, junto con otros alemanes que estaban trabajando en la industria de construcción de cohetes de Egipto, habían recibido mensajes amenazantes.

Durante la Segunda Guerra Mundial Heinz Krug, era parte del equipo de Peenemünde, el campo de pruebas militares en la costa del Mar Báltico, donde los mejores científicos alemanes trabajaban al servicio de Hitler y el Tercer Reich. El equipo, estaba dirigido por Wernher von Braun. De acuerdo con la investigación del Mossad, una década después de la guerra, Von Braun invitó a Krug y otros ex colegas a unirse a él en Estados Unidos. Von Braun, dirigía el programa de desarrollo de misiles de los Estados Unidos. Era uno de los padres del programa de exploración espacial de la NASA. Krug optó por una opción más lucrativa, unirse a otros científicos del grupo de Peenemünde, dirigidos por Wolfgang Pilz, en Egipto para crear un programa secreto de misiles estratégicos para este país árabe. Un nazi reconocido vería esto como una oportunidad para continuar la misión de exterminar a los judíos.

Las notas amenazantes y llamadas telefónicas, estaban poniendo nerviosos a Krug y sus colegas. Él y sus compañeros sabían que las amenazas provenían de los israelíes. En 1960, los agentes israelíes habían secuestrado a Adolf Eichmann y posteriormente condenado a muerte en la horca. Era razonable para Krug sentir que una soga podía estar en un futuro alrededor de su cuello. Por eso pidió ayuda a un héroe nazi Otto Skorzeny.

Adolf Eichmann en la prisión de Teggart (Israel)  FUENTE

El día en que desapareció, Krug salió de su oficina para verse con Skorzeny. Skorzeny, tenía entonces 54 años, era simplemente una leyenda. Famoso por una larga cicatriz en el lado izquierdo de la cara, alcanzó el rango de teniente coronel en las Waffen SS de la Alemania nazi. La inteligencia militar estadounidense y británica etiquetó a Skorzeny "como el hombre más peligroso de Europa." Krug contactó con Skorzeny con la esperanza de que el gran héroe, que entonces vivía en España, podría crear una estrategia para mantener a los científicos a salvo.

Krug y Skorzeny se montaron en el Mercedes blanco de Krug, conduciendo hacia el norte de Munich. Skorzeny le comentó a Krug que como primer paso en su seguridad había contratado tres guardaespaldas que les seguían en un coche que iba detrás que les acompañarían a un lugar seguro en un bosque para una charla. Krug fue asesinado allí por Skorzeny. La agencia de espionaje de Israel había logrado convertir a Otto Skorzeny en un agente secreto del estado judío. Después de que Krug recibiera el disparo, los tres israelíes que iban en el coche que les acompañaba, vertieron ácido sobre su cuerpo, esperaron su reacción, enterrando lo que quedaba en un agujero que habían cavado de antemano. Cubrieron la tumba improvisada con cal.

La troika que coordinó esta ejecución fue dirigida por un futuro primer ministro de Israel, Yitzhak Shamir, que era entonces jefe de unidad de operaciones especiales del Mossad. Otro era Zvi "Peter" Malkin, que había secuestrado a Eichmann en Argentina y Yosef "Joe" Raanan, que era oficial de alto rango del Mossad en Alemania.

Las tácticas del Mossad para proteger a Israel no tienen reglas ni límites. Para conseguir sus objetivos, el Mossad ha encontrado socios desagradables. Pero ¿que hacía Skorzeny trabajando para el Mossad?. Su pasado estaba lleno de sangre judía. En septiembre de 1944, cuando el dictador de Hungría, almirante Miklos Horthy, un aliado nazi, estaba a punto de pedir la paz con Rusia, Skorzeny llevó un contingente de fuerzas especiales a Budapest para secuestrar a Horthy y reemplazar su gobierno por la línea dura del régimen nazi. Este nuevo Gobierno, pasó a matar o a deportar a campos de concentración a decenas de miles de judíos húngaros que habían logrado sobrevivir a la guerra hasta ese momento.

Otto Skorzeny (izquierda) y Adrian von Fölkersam (derecha) en Budapest, 16 de Octubre 1944.
Skorzeny a la izquierda en Budapest  FUENTE

Después de la Segunda Guerra Mundial Skorzeny pasó dos años de interrogatorios, encarcelamiento y tras un juicio, los jueces militares aliados lo absolvieron en 1947. Publicó sus memorias en diversos idiomas, incluyendo un libro en 1957. Había mucho que Skorzeny no reveló en ese libro, incluyendo la forma en que escapó de las autoridades militares estadounidenses que lo detuvieron después de su absolución. Los fiscales estaban considerando más cargos en su contra en los Tribunales de Nuremberg, pero durante un traslado fue capaz de escapar, se dice que ayudado por la agencia predecesora de la CIA, la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), a los que hizo trabajos después de la guerra.

Se le permitió establecerse en España, con la protección del dictador fascista Francisco Franco. En los años posteriores trabajo de asesor del presidente Perón en Argentina y para el gobierno de Egipto. Fue durante este período cuando Skorzeny se hizo amigo de los oficiales egipcios que estaban a cargo de el programa de misiles que estaban desarrollando expertos alemanes.

Otto Skorzeny espera en una celda como testigo en los juicios de Nuremberg - 24 de noviembre 1945.
Otto Skorzeny en una celda de Nuremberg en 1945  FUENTE

En Israel, un equipo de planificación del Mossad comenzó a trabajar para encontrar y matar a Skorzeny. Sin embargo, Isser Harel, tenía un plan más audaz: en lugar de matarlo, contratarlo. Para llegar a los científicos alemanes el Mossad necesitaba un nazi. La decisión de contratar Skorzeny fue recomendada a Raanan, que también nació en Viena como Skorzeny. Como judío austriaco, su nombre original era Kurt Weisman. Después de que los nazis llegaran a Austria en 1938, fue enviado a Palestina, contaba con 16 años. Su madre y su hermano menor que quedaron en Europa perecieron.

Al igual que muchos judíos en Palestina, Kurt Weisman se unió al ejército británico en busca de una oportunidad de devolver el golpe a Alemania. Sirvió en la Fuerza Aérea Real. Después de la creación de Israel en 1948, siguió la tendencia de asumir un nombre hebreo, y como Joe Raanan fue uno de los primeros pilotos de la fuerza aérea de la nueva nación. El joven se convirtió rápidamente en un comandante de la base aérea y más tarde en jefe de inteligencia de la Fuerza Aérea. Harel, lo captó para el Mossad en 1957. Unos años más tarde, Raanan fue enviado a Alemania para dirigir las operaciones del Mossad, con un enfoque especial en los científicos alemanes en Egipto.

Raanan reunió a un equipo que viajó a España. Vigilaron a Skorzeny, su casa, su lugar de trabajo y sus rutinas diarias. El equipo incluía a una mujer alemana que no era una agente del Mossad, sino una "ayudante". Una tarde en los primeros meses de 1962, Skorzeny estaba en un bar de lujo en Madrid con su mujer Ilse von Finckenstein, sobrina de Hjalmar Schacht, ministro de Finanzas de Hitler. El camarero les presentó a una pareja de habla alemana. Raanan y su "ayudante", Anke. Que contaron que habían sufrido un robo. La esposa de Skorzeny invitó a la pareja, que había perdido dinero, pasaportes y el equipaje a pasar la noche en su suntuosa villa.

Skorzeny e Ilse von Finckenstein  FUENTE

Los cuatro entraron en la casa, de repente el encantador anfitrión Skorzeny apuntó con una pistola a la pareja y declaró: "Yo sé lo que eres y sé por qué estás aquí. Eres del Mossad, y has venido a matarme " Raanan ni siquiera se inmutó. Le dijo: "Usted tiene parte de razón. Somos del Mossad, pero si hubiéramos querido matarle, llevaría semanas muerto". Skorzeny dijo: " A lo mejor prefiero matarte". Anke habló. "Si nos matan, los que vendrán a continuación no se molestarán en tomar una copa con usted, usted ni siquiera les verá las caras antes de volar su cabeza. Tenemos una oferta, para que nos ayude". Skorzeny no bajó su arma, pero él preguntó: "¿Qué tipo de ayuda? ¿Qué tengo que hacer?" El oficial del Mossad le dijo a Skorzeny que Israel necesitaba información y le pagaría con creces. Skorzeny sorprendió al israelí diciendo: "El dinero no me interesa. Tengo suficiente. Yo necesito eliminar mi nombre de la lista de Simon Wiesenthal". Raanan contestó: "Está bien, nosotros nos ocuparemos de eso ". Skorzeny finalmente bajó su arma, y ​​los dos hombres se dieron la mano.

Raanan, en secreto arregló un vuelo a Tel Aviv, donde Skorzeny fue presentado a Harel. El nazi fue interrogado y también recibió instrucciones y directrices específicas. Durante esta visita, Skorzeny fue llevado al Yad Vashem, el museo en Jerusalén dedicado a la memoria de los 6 millones de judíos víctimas del Holocausto. El nazi estuvo en silencio y respetuoso.

Conforme a lo solicitado por los israelíes, voló a Egipto y compiló una lista detallada de los científicos alemanes y sus direcciones. Skorzeny proporcionó los nombres de muchas empresas en Europa que envíaban los componentes y materiales para los proyectos militares de Egipto. Raanan asignó la tarea de permanecer en contacto con Skorzeny a dos de sus operativos más eficaces: Rafi Eitan y Avraham Ahituv. Eitan tenía el apodo de "Mr. Secuestradorr "por su papel en el secuestro de Eichmann y otros hombres buscados por las agencias de seguridad israelíes. Eitan también ayudó a Israel a adquirir materiales para su programa nuclear secreto. En 2006, a los 79 años, Eitan se convirtió en un miembro del Parlamento como jefe de un partido político que representa la tercera edad. Ahituv, que nació en Alemania en 1930, participó de manera similar en una amplia gama de operaciones clandestinas israelíes en todo el mundo. De 1974 a 1980 fue jefe del servicio de seguridad interior.

Los agentes del Mossad trataron de persuadir a Wiesenthal para eliminar a Skorzeny de su lista de criminales de guerra, pero el cazador de nazis se negó. El Mossad, falsificó una carta dirigida a Skorzeny de Wiesenthal, declarando que su nombre había sido borrado de la lista.

Simon Wiesenthal (1982).jpg
Wiesenthal  FUENTE
.
Skorzeny durante un viaje a Egipto, envió por correo una bomba de fabricación israelí que mató a cinco egipcios en el sitio de cohetes militares (fábrica 333), donde los científicos alemanes trabajaban. La campaña de intimidación tuvo un gran éxito, la mayoría de los científicos alemanes salieron de Egipto.

El primer ministro David Ben Gurion, sin embargo, llegó a la conclusión de que todo esto era desastroso para la imagen de Israel y podría alterar un acuerdo que había concertado con Alemania Occidental para vender armas a Israel. Harel presentó una carta de renuncia, y para su sorpresa, Ben Gurion lo aceptó. El nuevo director del Mossad, el general Meir Amit, dejó de perseguir o intimidar a nazis. Amit "activó" a Skorzeny al menos una vez más. El jefe de los espías quería explorar la posibilidad de negociaciones secretas de paz, por lo que pidió al nazi concertar una reunión con un alto funcionario egipcio.

Skorzeny junto a Mussollini tras su rescate  FUENTE

Skorzeny nunca explicó sus razones precisas para ayudar a Israel. Su autobiografía no contiene la palabra "Israel", ni "Judío". Es cierto que él buscó y consiguió el seguro de vida. El Mossad no lo asesinó. Murió de cáncer, a los 67 años, en Madrid en julio de 1975. Entre los asistentes al funeral estaba Raanan, que para entonces se había convertido en un hombre de negocios de éxito en Israel.

Vía: Haaretz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog