jueves, 11 de noviembre de 2010

Los principios del cine

Archivo:Fratelli Lumiere.jpg


Un día en Francia, los hermanos Lumiere alquilan con la idea de hacer un experimento lo que antiguamente fue un billar. Al dueño del local le dijeron que iban a pasar unas imágenes moviéndose, cosa que le pareció rarisima con lo que les alquilo el local pero con un precio fijo al día 30 francos, sin querer cobrarles un porcentaje por entrada vendida, puesto que creía que eso iba a ser un fracaso.

Ellos lo llamaron el cinematógrafo, Cine por quinesis la palabra griega que significa movimiento y grafos que significa escritura, "la escritura del movimiento". Los Lumiere anuncian en su publicidad "Cinematographe Lumiere", éste aparato permite recoger en series de pruebas instantáneas, todos los movimientos que se recogen durante cierto tiempo, delante de un objetivo y reproducir a continuación estos movimientos, proyectando a tamaño natural sus imágenes en un pantalla en una sala.

La entrada valía cinco francos y en la primera proyección recaudaron 35, casi justo para pagar el alquiler del local. Se proyectaban imágenes de obreros saliendo de las fábricas, de las gentes, imágenes cotidianas del día a día. Y de repente pasó la famosa anécdota de la locomotora. La imagen produjo tal sensación de realidad, que las personas que habían en la sala huyeron despavoridas. De ahí en adelante el local estuvo un año lleno de público. Había nacido el séptimo arte. Pero los hermanos Lumiere no pensaban explotarlo comercialmente, era un arte y un experimento científico.


Hermanos Lumiere: La llegada del tren a la ciudad.

Pero un asistente a este espectáculo, fascinado por él, se da a la tarea de experimentar y descubre que con las cámaras una señora puede entrar por un lado y desaparecer por otro, y empiezan a buscar las maneras de hacer trucos. Se llama George Mélies. Se convierte en un mago, inventa el trucaje en el cine, objetos que aparecen, desaparecen, a él se le debe la magia del cine. Es la visión lúdica del cine, es el antecesor a los efectos especiales de nuestra época.


George Mélies. Viaje a la luna.

Edison había inventado la película, el celuloide, pues ya en 1894 inventó el kinetoscopio y tuvo una gran guerra de patentes con los hermanos Lumiere, por la autoría de la invención de la primera máquina cinematográfica. Pero el que la convierte en fotogramas y la mete en una lata para poderla transportar es George Eastman y ahí es donde empieza el revelado. Edison consiguió la patente para el uso exclusivo del celuloide perforado, comprándoselo a Eastman. Edison se ocupó de construir mejores equipos y accesorios, registró varias patentes e intentó, en definitiva crear un monopolio de los aparatos usados para filmar y proyectar cine.

Al mismo tiempo que sucedía esto, el Imperio Austro-húngaro se desmoronaba. Esta desintegración hace que mucha gente emigre a Estados Unidos. También hay una gran ola de antisemitismo con lo que los judíos también emigran hacia Norteamérica. Así con cuarenta dólares cosidos a la chaqueta va a llegar a EEUU un personaje proveniente de Hungría, llamado, Adolph Zukor.

Zukor llego a un sitio en la frontera con México, donde había un bosque (wood) de acebo (holly), por tanto  Hollywood. En ese sitio cuando llegaban los hombres de Edison a cobrar por los derechos de las patentes, cruzaban la frontera hacia México. A éste lugar llegan procedente de Polonia los hermanos Warner, también de Polonia llega Samuel Goldwyn. Éstos personajes montarían los estudios de la Universal, Paramount, Fox, la MGM, van a montar los grandes estudios.

Edison se molestó mucho con la aparición de esta competencia, incluso presentó un pleito judicial contra varias de ellas, invocando las patentes de sus equipos y el monopolio de utilización de las películas de Eastman. Pero de aquí en adelante el cine dejó de ser un monopolio, permitiendo ser producido por quienes desearan correr los riesgos de realizar una película.

Éstos pioneros se asociaron con Cecil B.DeMille que era norteamericano de origen. Ellos desarrollan una manera diferente de ver el cine, el cine como espectáculo, una industria del espectáculo. El poético experimento de los hermanos Lumiere se había convertido en un negocio. Todo esto da lugar a la película "El nacimiento de una nación" de Griffith, la primera película en contar una historia de modo convencional, hasta ese momento el cine era un conjunto de escenas con poca relación entre ellas.


Fragmento. El nacimiento de una nación. D.W.Griffith.

Fuentes: Diana Uribe. Historias del Mundo.
              Alberto Boschi


Foto: Hermanos Lumiere. Creative Commons.
Vídeos: Youtube. Sin derechos de autor. Tienen más de 75 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog