martes, 15 de octubre de 2013

Interdom: La escuela soviética para los hijos de los revolucionarios del mundo



En 1933, un internado muy particular fue fundado en la URSS: Interdom. Su misión era proveer de un hogar a los hijos de los revolucionarios de todo el mundo. Entre sus pupilos se contaron los hijos del chino Mao, el yugoslavo Tito y la española La Pasionaria. Los niños llegaban a la escuela generalmente con nombres falsos, pues sus padres en general eran perseguidos en sus países de origen.

Amaya Ruiz Ibarruri hija de "La Pasionaria"   FUENTE

La idea de un internado para niños revolucionarios vino de una activista suiza, Mentona Moser, cuya familia fundó la empresa relojera Moser. La ayudó un compatriota, Fritz Platten, conocido por ayudar a los emigrados rusos que estaban en Suiza a regresar a Rusia en 1917, entre ellos a Lenin. El edificio fue construido en Ivanovo, financiado por los trabajadores textiles de la ciudad. Los primeros en llegar fueron los hijos de los antifascistas de Bulgaria y Alemania, pero con el tiempo los activistas políticos de todo el mundo enviaron a sus hijos a Ivanovo.

Mentona Moser   FUENTE

El edificio del internado era moderno, de dos pisos, uno para varones y otro para mujeres. En cada habitación había ocho niños de aproximadamente la misma edad. Los niños aparte del ruso aprendían su propia lengua, historia y cultura. A diferencia de los niños soviéticos, los estudiantes recibían información del extranjero y se les permitía viajar a visitar a sus padres.

Fachada de la Interdom   FUENTE

En la Interdom había talleres de varios tipos: desde fotografía hasta carpintería. La escuela contaba con un campo deportivo y se podía aprender a cantar o recitar. Había clases de costura, que con la “igualdad revolucionaria” debían ser frecuentadas también por los niños. La biblioteca era una de las joyas de la institución, aunque a los libros de historia generalmente les faltaban páginas, los más leídos eran: Los libros de Marx, La Constitución Rusa y El Conde de Montecristo.

Durante la II Guerra Mundial, más de 50 exalumnos de la Escuela internacional de Ivánovo lucharon en el Ejército Rojo, 17 de ellos murieron defendiendo a la Unión Soviética como su segunda patria. También fue refugio para niños durante el bloqueo de Leningrado y después del accidente nuclear de Chernobyl en 1986. En total, 5.000 niños de 85 países pasaron por las puertas de Interdom. Algunos como Mao Anying que era conocido en Interdom como Sergei Yun Fu, tuvo un fin trágico. A su regreso a China, Mao Anying chocó con su padre, a quien acusó de crear un culto a la personalidad. Por esta razón se ofreció como voluntario para combatir en Corea y allí murió.





La escuela de Ivánovo existe en la actualidad, ahora está bajo los auspicios de la Cruz Roja y los estudiantes son casi todos rusos, pues perdió su condición de internacional cuando las autoridades querían convertirla en una academia militar pero sus alumnos hicieron una huelga de hambre frenando el proyecto pero perdiendo la internacionalidad.

Vía: BBC y Suite 101

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog