lunes, 3 de octubre de 2016

La mujer que salvó a 2.500 niños judíos del gueto de Varsovia


Durante la Segunda Guerra Mundial, Irena Sendlerowa, una trabajadora social católica polaca, salvó a 2.500 niños judíos de la muerte. Aunque reconocida en 1965 como un@ de los "Justos entre las Naciones" el resto del mundo no sabía prácticamente nada sobre ella. Por lo menos, hasta el año 1999 cuando los estudiantes de una escuela secundaria rural de Kansas estaban buscando material para una obra escolar.

Irena Sendlerowa  FUENTE

Sendlerowa nació el 15 de febrero de 1910 en la ciudad de Otwock. Su padre era médico. Era el único médico en Otwock que trataba a judíos. En 1935, en Polonia hubo una orden por la cual, en las escuelas, los judíos no podían sentarse con los no-judíos. Muchos protestaron negándose a sentarse en clase. Sendlerowa que daba clases en la Universidad de Varsovia se unió a estas protestas, por la que fue suspendida por tres años. A pesar de esto, ella se tituló en Literatura Polaca y se unió al Partido Socialista Polaco, encontrando trabajo en el Departamento de Bienestar Social de Varsovia.

Cuando Alemania invadió Polonia en 1939, Sendlerowa era una de las responsables de los comedores estatales. Estos proporcionaban a los pobres de la ciudad, comida, ropa y ayuda económica. En las primeras semanas de la ocupación alemana, los judíos que iban a estos comedores recibían documentos falsos para ayudarles a pasar como católicos. Esto terminó en 1941, cuando ayudar a un judío se pagaba con la vida, extendiéndose la pena a toda la familia.

Sendlerowa tomó el relevo del Dr. Janusz Korczak, pediatra judío, que tenía un orfanato en Varsovia para los niños judíos. Los pudo proteger por un tiempo, pero todo terminó a principios de agosto de 1942, cuando fue envíado junto a los niños al campo de exterminio de Treblinka. Sendlerowa fue testigo ocular del hecho. Se unió a Zegota; un movimiento de resistencia polaco también llamado el Consejo de Ayuda a Judios. Sendlerowa fue asignada a su sección infantil y enviada al Gueto de Varsovia.

Janusz Korczak.PNG
Korczak  FUENTE

El gueto se había establecido a finales de 1940 en unos dos kms cuadrados, había más de 400.000 judíos. De ellos, unos 254.000 fueron enviados a Treblinka. En cuanto al resto, se les negó la comida y la atención médica para que murieran lentamente. Los alemanes estaban aterrorizados por el tifus. Para reducir al mínimo su irrupción se permitió a los trabajadores sociales monitorear la situación. El trabajo de Sendlerowa era supervisar la higiene, entraba en el gueto con una estrella de David, para molestar a los guardias y un perro.

Una vez dentro, ella y otros colegas convencían a los padres para que les entregasen a sus bebés y niños pequeños. Luego los camuflaban en maletas, bolsas médicas, ambulancias y carros. A menudo los niños iban sedados. Si los niños se despertaban y se ponían a llorar, el perro ladraba a la orden de Sendlerowa para que los guardias no escucharan los llantos. En cuantos a los niños de mayor edad, al sacarlos, se les decía a los guardias que estaban muertos y que los sacaban del gueto para su eliminación.

Ella hizo esto todos los días, registró los nombres y detalles de cada niño, con la esperanza que algún día pudiera reunirlos con sus padres. Estos nombres se pusieron en un frasco y fueron enterrados bajo un manzano justo al lado de los cuarteles alemanes. A cada niño se le dio una identidad falsa y se envíó a los hogares católicos, conventos e iglesias. Los niños mayores se les enseñaba oraciones cristianas y cómo comportarse en una misa católica.

FUENTE

El 20 de octubre de 1943, alguien informó a la Gestapo. Sendlerowa fue detenida e interrogada, pero se negó a dar los nombre de sus compañeros ni detalles sobre la Zegota. Por lo que la torturaron. Le rompieron las piernas y los pies. Sin embargo, no dijo nada, por lo que se ordenó su ejecución, pero el Zegota sobornó a sus guardias, y ella escapó y se ocultó por un tiempo. Tras recuperarse volvió a Varsovia con una identidad falsa y trabajó como enfermera en un hospital público, donde se las arregló para ocultar a cinco judíos.

Después de la guerra, Polonia se convirtió en un país comunista. Sendlerowa fue detenida en 1948 por su participación en el Ejército que resistió al régimen comunista. Esta detención la llevó a dar a luz prematuramente a su hijo, Andrzej. Con el tiempo se la liberó con la condición de que se uniese al Partido Comunista.

Cuando Israel en 1965 reconoció lo que había hecho, el Gobierno polaco se negó a dejarla salir para recibir el premio. No fue hasta 1983 cuando pudo salir de Polonia. Su hijo Andrzej murió el 23 de septiembre de 1999, el mismo día en que los estudiantes de la preparatoria Uniontown en Kansas encontraron un pequeño recorte de prensa sobre ella. Ellos hicieron una obra basada en su vida llamada "La vida en un tarro." En febrero del 2000, se enteraron de que estaba viva, por lo que se pusieron en contacto con ella y le enviaron una copia traducida del manuscrito de la misma.

El 10 de noviembre de 2003, el gobierno polaco finalmente le dio la Orden del Águila Blanca, el más alto galardón civil de ese país. En 2007, el Papa Juan Pablo II, el Gobierno israelí y la Escuela Superior Uniontown de Kansas lo nominaron para el Premio Nobel de la Paz. Finalmente lo ganó Al Gore. Murió en el año 2008.






Vía: War History Online

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog