martes, 30 de junio de 2015

Julius Erasmus el sepulturero de cadáveres abandonados en la Segunda Guerra Mundial


Julius Erasmus perdió todo en la Segunda Guerra Mundial, pero eso no le impidió hacer lo que otros descuidan después de finalizar un conflicto, dar sepultura a incontables soldados caídos, tanto amigos como enemigos. Se calcula que este héroe enterró o ayudó a enterrar a 1.569 soldados caídos en la Segunda Guerra Mundial.

Julius Erasmus creció en Aquisgrán, Alemania. En la Segunda Guerra Mundial se unió al ejército alemán, la Wehrmacht, llegando al grado de capitán. Tomó parte en la Batalla del bosque de Hürtgen,  Hürtgenwald en alemán, con una unidad de ingenieros. Tras la batalla pasó el resto de la guerra como prisionero, regresando a casa el verano de 1945. Toda la familia de Julius Erasmus había muerto durante la Batalla de Aquisgrán, su casa y todos sus bienes fueron destruidos o saqueados. Fue entonces cuando el desconsolado Julius Erasmus decidió mudarse a una cabaña en Hürtgenwald.

Julius Erasmus  FUENTE

En Hurtgenwald había muertos por todas partes. Los cadáveres de los soldados caídos en la batalla, se podían encontrar en las cunetas, debajo de los árboles, entre las matas de maleza del bosque... Mientras que otros decidieron hacer caso omiso de estos restos, Julius Erasmus no soportaba verlos allí descomponiéndose. Por su cuenta, Julius Erasmus empezó a recoger y enterrar a los soldados muertos de cualquier nacionalidad. Él no sólo excavaba la fosa, trataba de identificar cada cuerpo que encontró para poner un nombre a su tumba.

Batalla del bosque de Hurtgen  FUENTE

Julis Erasmus enterró los primeros 120 cadáveres, en una parcela que la comunidad local le había dado dentro de la zona conocida como la colina 470 en los mapas militares. Esta zona fue una de las que más combates sufrió durante la guerra.

Julius Erasmus trabajó en solitario durante el verano de 1945. Con el transcurso del tiempo, habitantes de ciudades y pueblos vecinos, que veían sus esfuerzos decidieron unirse a él. La identificación de los cuerpos de los soldados antes de enterrarlos no fue una tarea fácil. No era sólo muy agotadora física y emocionalmente, era muy peligrosa. Alrededor de un centenar de los voluntarios que se unieron a Julius Erasmus en su esfuerzo por dar a los soldados muertos de cualquier nación entierros adecuadas y decentes terminaron muriendo. Sus muertes fueron causadas por minas y munición sin explotar. Uno de los fallecidos fue el alcalde de Vossenack, Bautista Linzenich.

El gobierno de la RFA en 1953 designó oficialmente el lugar de los trabajos de Erasmus como cementerio militar (cementerio militar de Vossenack). Julius Erasmus ya había enterrado y ayudado a enterrar a un total de 1.569 soldados. Ese mismo año Julius Erasmus desapareció sin dejar rastro. Su desaparición se convirtió en un enigma. Al final se descubrió lo que pasó. Julius Erasmus se había trasladado a Nideggen-Abenden en las montañas de Eifel, donde murió el 3 de septiembre 1971.

Cementerio de Vossenack   FUENTE

Hoy en día hay 2.221 soldados enterrados en Vossenack. Soldados de cuatro naciones distintas. Hay 930 que no están identificados. Todo esto fue el resultado de la labor iniciada por Julius Erasmus, "El sepulturero de Hürtgenwald".

FUENTE


Vía: War History Online

Un naúfrago español en el Japón del siglo XVII


Los primeros europeos llegaron a Japón en 1543 y, hasta su expulsión en 1639 (Sakoku), consiguieron una información fascinante sobre el reino de esta isla remota. Muchos de estos relatos fueron escritos por misioneros jesuitas.

Un relato notable es el de Don Rodrigo de Vivero y Velasco, un laico y experimentado gobernante que pasó diez meses en Japón en 1609-1610, Vivero escribió un informe conciso de su experiencia, y como invitado de honor de las autoridades japonesas, pormenorizó sobre papel sus audiencias con el gobernante de facto, Tokugawa Ieyasu, y su hijo Hidetada.

Tokugawa Ieyasu  FUENTE

Vivero nació en México en 1564, era de noble ascendencia española. Cuando era un niño, fue a España y sirvió como escudero de la esposa de Felipe II, Ana de Austria. De regreso a México, fue nombrado gobernador de Nueva Vizcaya, en 1599. Personalmente dirigió una expedición militar contra los indios locales y ayudó a extender el dominio español.

Cuando Don Pedro Bravo de Acuña, gobernador de Filipinas, murió, Vivero fue nombrado por su tío, Don Luis de Velasco, virrey de México, como administrador provisional de las islas hasta podría ser nombrado un gobernador permanente . Vivero navegó a Filipinas para tomar posesión de su nombramiento y llegó a Cavite, en la bahía de Manila, el 13 de junio 1608.

En la primavera de 1609 Don Juan de Silva fue nombrado nuevo gobernador de Filipinas, con su asignación temporal completada, Vivero podía volver a México. Tres naves zarparon de las Filipinas en el verano de ese año, pero sólo una llegó a México. Vivero embarcado en el San Francisco, un galeón de más de mil toneladas. El 25 de julio partió de puerto, pero apenas dejó aguas filipinas se encontró con una sucesión de tormentas y vendavales.

El 30 de septiembre, el San Francisco encalló, unos sesenta hombres se ahogaron, pero unos trescientos, incluyendo Vivero, lograron nadar y llegar a tierra. Estaban en la costa este de Japón, cerca de un pequeño pueblo llamado Iwawada, a cuarenta leguas de Edo, actual Tokio. Al conocer la noticia de la llegada de los naúfragos, el señor local, Honda Tadatomo, que residía en Otaki,  a 4 leguas de distancia se presentó acompañado de un séquito de trescientas personas, y saludó al ex gobernador de Filipinas en señal de respeto. A los españoles se les permitió partir hacia Suruga, hoy en día Shizuoka, donde el gobernante de facto de Japón, Tokugawa Ieyasu vivía.

Primera parada del ex gobernador fue en Otaki, donde fue profusamente atendido por Honda en su castillo. Vivero estaba profundamente admirado por la fortaleza, que juzgó con su ojo experimentado más adecuado para un rey que para un señor feudal.

Después fue a visitar al "Shogun" Hidetada en Edo. En la armería, había "armas suficientes para equipar a 100.000 hombres", Vivero pasó en el palacio y tomó nota de la decoración de lujo y las pinturas de pan de oro que cubrían paredes y techos. El príncipe Hidetada esperaba en una gran sala, sentado en una alfombra de terciopelo rojo bordado en oro. Agasajó a Vivero con seis túnicas japonesas y dos espadas. Hidetada insistió en que permaneciera como huésped durante cuatro días más en Edo antes de viajar a Suruga.

Tokugawa Hidetada  FUENTE

Vivero describió las calles de Edo, más amplias y mas rectas que las calles de España y por supuesto más limpias. Las casas eran de madera, de aspecto exteriormente más vulgar que las españolas el interior de estas casas era mucho más hermosos. Las calles estaban divididas por oficios, carpinteros, albañiles... Los nobles viven en calles y barrios muy diferentes a los del resto de la ciudad y ningún plebeyo o persona de clase más baja se mezcla con ellos.

Tras su estancia en Edo, Vivero partió hacia Suruga. Durante el viaje de cinco días quedó impresionado por la densa población. El país estaba excelentemente administrado, y la ley y el orden se aplicaba estrictamente.Cuando uno de los españoles se quejó a las autoridades que le habían robado una pequeña suma de dinero, el culpable fue arrestado y a las tres horas fue condenado a muerte. Horrorizado Vivero intentó convencer al magistrado local para salvar la vida del condenado. El magistrado molesto le explicó, que incluso si el hijo mayor del emperador hubiese venido a hacer la misma petición, él no hubiese indultado al reo.

Una multitud dió la bienvenida al Vivero en Suruga, una ciudad de 120.000 habitantes. Una vez más Vivero fue sorprendido por la grandeza y poderío de castillo de Ieyasu, dónde, él comentó, había incluso más soldados y armas que en el castillo de Edo. Vivero fue conducido a la presencia de Tokugawa Ieyasu, el hombre más poderoso en Japón y fundador de la dinastía que iba a gobernar el país hasta la década de 1860.

Veinte cortesanos estaban arrodillados en la sala de audiencias, listo para hacer más mínima voluntad de Ieyasu. El emperador estaba sentado en una silla cubierta con terciopelo azul, vestía una túnica de raso azul con muchas estrellas de plata y medias lunas, y llevaba una espada ceñida a la cintura. Era un anciano de 70 años de edad. La audiencia fue bastante corta, después de una conversación formal, Vivero se retiró de la cámara.

Vivero solicitó a los ministros de Ieyasu que facilitarán el trabajo a los misioneros cristianos españoles que trabajaban en Japón, para fomentar la amistad con España, y para romper relaciones con los holandeses, que no eran más que pícaros y piratas. Ieyasu dió largas a la petición del español, pero con mucho artifício y buenas formas.

Ieyasu dio una prueba más de su amistad, ofreciendo a Vivero un barco para regresar a México. Pero Vivero había recibido la noticia de que la Santa Ana uno de los barcos que partió de Filipinas había ido a parar el 22 de septiembre a Usuki, en la costa noreste de Kyushu, la más meridional de las cuatro islas principales de Japón. Por lo tanto, expresó su deseo de regresar en el Santa Ana

La ruta hacia Usuki lo llevó a través de Kioto, la antigua capital. Alrededor de un millón de personas vivían alrededor de la ciudad; Kuoto presumía de ser la ciudad más poblada del mundo. Aprovechó la oportunidad para visitar varios templos en la capital. Vivero fue a inspeccionar el Daibutsu, la estatua colosal de Buda, que él pensó que bien podría ser incluida entre las siete maravillas del mundo.

FUENTE

En Kyoto, Vivero no pudo obtener una audiencia con el 'Dairi', o verdadero emperador de Japón, cuyo poder había sido cercenado durante los siglos, y cuya misión consistía mayormente en capitanear las funciones religiosas y ceremoniales. En su informe posterior Vivero señaló que esta figura oscura que vivía en Kyoto era, de hecho, el gobernante legítimo de Japón y que su poder había sido usurpado por los militares.

En la víspera de Navidad dejó Kyoto y viajó por el río hasta el puerto de Osaka, una ciudad con una población de 200.000 habitantes y, en opinión de Vivero, el lugar más bonito en Japón. Allí se embarcó para Kyushu y pasó cerca de dos semanas a bordo, un largo período para una distancia relativamente corta. El barco siguió la práctica habitual del tráfico costero japonés que atracaba en puerto todas las noches.

Llegó a Usuki el 10 de enero 1610, rápidamente vió que el de Santa Ana no estaba en condiciones aptas para el arduo viaje a través del Pacífico de vuelta a México, y así volvió sobre sus pasos y regresó a Suruga. Ieyasu renovó su oferta de ofrecerle una nave, junto con un préstamo de 4.000 ducados para cubrir los gastos del viaje. Vivero aceptó agradecido. Salió con destino a México el 01 de agosto 1610. A bordo se encontraban Vivero y sus compañeros, así como un grupo de comerciantes japoneses, encabezados por el comerciante de Kyoto,  Tanaka Shosuke, que quería promover el comercio entre Japón y el Reino de España.. El barco llegó a su destino el 27 de octubre después de un viaje próspero y sin incidentes.

Felipe III escribió una carta en el Escorial el 20 de junio de 1613, agradeciéndole a los japoneses el trato hacia los españoles. En cuanto a Vivero, pasó a convertirse en Gobernador de Panamá en 1620 y recibió una impresionante lista de condecoraciones y honores por sus servicios a la Corona. Se cree que murió en 1636 a la edad de setenta y de dos años.

Vía: History Today

sábado, 27 de junio de 2015

Auge y caída de un estadio: Las luces se apagaron en Candlestick Park


Ya no queda nada del estadio Candlestick Park de San Francisco. El lugar dará paso a un nuevo centro comercial y viviendas. El estadio fue diseñado para albergar al equipo de béisbol de los Gigantes de Nueva York, cuando se trasladaron a San Francisco en 1958. Fue el primer estadio moderno de EEUU, construido de hormigón armado, con capacidad para 43.500 personas y un parking para diez mil plazas.

En 1971, también se convirtió en la cancha local de los San Francisco 49ers equipo de fútbol americano, ​​con unas modificaciones en los asientos para dar cabida a las diferentes dimensiones de los campos de juego. Los Gigantes dejaron el estadio en el año 2000, y los 49ers jugaron su último partido en 2013. La última actuación en el estadio fue un concierto de Paul McCartney en 2014.

A continuación podréis ver unas imágenes del Estadio, desde su construcción, pasando por su época dorada, hasta el abandono. Espero que os guste.


The 45,000-seat stadium being built for the San Francisco Giants, photographed on March 4, 1959. In the background is the U.S. Naval Shipyard at Hunter's Point.
Construcción del estadio 4 de marzo de 1959 


Candlestick Park, photographed from above on <span>April 1, 1960, shortly before its first game</span>.
Candlestick Park 1 abril de 1960 


This is how the World Series game between the San Francisco Giants and the New York Yankees looked from the air, on October 4, 1962. A crowd estimated at 45,000 jammed the stadium. New York won, 6-2.
Aparcamiento repleto 4 de octubre de 1962 World Series de Béisbol  FUENTE



A hot dog vendor plies his wares amid a large crowd that turned out at Candlestick Park to watch the San Francisco Giants play their opening home game of the 1965 season against the Pittsburgh Pirates on April 20, 1965.
Vendedor de perritos calientes 20 abril de 1965 


San Francisco 49ers quarterback Joe Montana drops back to fire off a pass against the New York Giants during the first half of their NFC playoff game in Candlestick Park on December 29, 1984. Montana threw three touchdown passes to lead the 49ers to a 21-10 win over the Giants.
Joe Montana la estrella de San Francisco 49ers en su época dórada 1984


A general view of Candlestick Park on February 4, 2015, as a months-long demolition project began.
4 de Febrero de 2015 antes de comenzar la demolición 


A pile of torn-out stadium seats sits in an empty section inside Candlestick Park on February 4, 2015, during demolition.
Sillas apiladas en el interior del estadio 


A pile of stadium seats sits on the field inside Candlestick Park on February 4, 2015.
Sillas sobre el césped


The entrance to the visiting team's locker room remains inside Candlestick Park during demolition on February 4, 2015.
Entrada al vestuario del equipo visitante


What was once the San Francisco Giants dugout still remains as demolition continues at Candlestick Park on May 14, 2015.
14 mayo de 2015


Workers spray water as a section of Candlestick Park is demolished on June 9, 2015 in San Francisco, California.
9 de junio de 2015.  La última sección de grada que quedaba en pie


Vía: Fotos y texto THE ATLANTIC

lunes, 22 de junio de 2015

El último de Waterloo


Louis-Victor Baillot, (foto de abajo), año 1897. Fue el último sobreviviente de los miles de personas que lucharon en los campos Waterloo.

FUENTE

Se ha cumplido el centenario de la Batalla de Waterloo (18 de junio 1815). Esta simple fotografía de un anciano sentado en un banco, con un bastón, zuecos en los pies, polainas y dos medallas en su abrigo, es una pieza de la historia. Representa al combatiente más antiguo en morir de los que lucharon en Waterloo. Baillot nació en Percey en Borgoña el 7 de abril de 1793, dos meses después de que Luis XVI fuese guillotinado y murió a los 104 años, el 3 de febrero de 1898, 15 días antes de que naciera Enzo Ferrari.

Cuando era joven, Baillot fue reclutado para la infantería por la Grande Armée de Napoleón en 1812. Viajó hasta el Vístula en Polonia, donde su brigada se reunió con los restos del ejército principal, que se retiraba tras el desastre de la campaña rusa. Luego luchó en el sitio de Hamburgo bajo el implacable mando del mariscal Davout. Tras el exilio forzoso del emperador en Elba, Baillot se reincorporó al ejército en 1815 y marchó con su vieja brigada a Bélgica. El 14 de junio Baillot vio a su comandante en jefe en persona por primera y última vez cuando el emperador pasó revista a sus tropas antes de la batalla de Waterloo.

Cuatro días más tarde Baillot fue herido por un golpe en la cabeza que le infrigió un soldado de caballería escocés. Fue abandonado dado por muerto en el campo de batalla. Al día siguiente fue recogido y transportado a un barco-prisión en Plymouth. A finales de 1816 Baillot fue repatriado.

Existe poca evidencia de los restantes ocho décadas de su vida. Las únicas cosas que lo han marcado como uno de los veteranos de Napoleón eran su afición a ver el desfile anual de la guarnición Auxerre, sus dos medallas y la Legión de Honor (otorgada en 1896), la Medalla de Santa Helena y la cicatriz en la cabeza. En el momento de su muerte fue una figura venerada. Una multitud asistió a su funeral y vio como su tumba estaba cubierta con una piedra con la leyenda " El último de Waterloo ".


Tumba de Baillot  FUENTE


Vía: NewStatesMan

viernes, 19 de junio de 2015

Moby Dick: La novela que acabó con su autor


Herman Melville (1819-1891), tenía todo lo que un joven autor podía soñar. Con 30 años, había viajado alrededor del mundo y escrito cinco libros, entre ellos dos best-sellers. Se había casado con la hija de un prominente juez, y era dueño de una hermosa granja y la gente le pedía autógrafos. Más tarde escribió Moby Dick y arruinó todo.

Hoy en día, Moby Dick es aclamada como la gran novela estadounidense, pero en la época de publicación fue un fracaso para Melville. Los lectores no podían con su difícil narrativa . Los críticos la tachaban como los desvaríos de un loco. Cuando Melville intentó recomponerse escribió otra obra titulada "Pierre o las ambigüedades", las críticas fueron más negativas todavía, y cimentó su reputación de lunático. Con tan sólo 33 años, Melville había terminado su carrera como novelista. Cuando murió en 1891, a la edad de 72 años, la gente se sorprendía porque pensaban que llevaba muerto décadas. Tomaría medio siglo resucitar el legado del autor.

Melville  FUENTE

En 1839, con 20 años de edad, Melville se subió a un barco mercante atracado en la ciudad de Nueva York y viajó a Liverpool como grumete. Dos años más tarde, se unió a un ballenero llamado Acushnet y partió hacia el Pacífico. En el ballenero escuchó un montón de historias sobre ballenas terroríficas. Entre ellas escuchó la historia de Mocha Dick, una ballena que había atacado al menos 100 buques y envió 20 barcos al fondo del océano. La ballena llevaba arpones clavados en su cuerpo, un recordatorio espantoso de cómo muchos hombres no habían logrado matarla, muriendo en el intento. Una década más tarde, Melville intentaría hacer inmortal, la historia de esta ballena.

Después de cuatro años de aventura por los mares, incluyendo un encuentro con caníbales de la Polinesia y una temporada en una cárcel de Tahití. Melville dejó el mar para embarcarse en un viaje literario. Su primer libro, "Typee", fue un éxito de ventas inmediato, haciendo de él uno de los escritores de aventuras mas queridos de Estados Unidos. Su segundo, "Omoo", también fue un gran éxito. Ambos eran fáciles y divertido de leer. Melville se convirtió en una máquina literaria y produjo casi un libro al año. Por 1849, él ya había empezado su sexta novela: Moby-Dick.

Los primeros borradores de Moby-Dick comenzaron igual que el resto de las historias de Melville, pero el autor tomó una decisión que cambiaría su vida: Se trasladó a Pittsfield, Massachusetts, donde se hizo amigo del escritor Nathaniel Hawthorne. La relación se convertiría en una de las amistades literarias más intensas de todos los tiempos. Cuando Hawthorne le sugirió que reescribir el relato desde un punto metafísico, Melville estuvo de acuerdo. Melville envió la obra a su editor en 1851.

Nathaniel Hawthorne  FUENTE

Las críticas no tuvieron piedad. "El Ateneo de Londres" llamó a Moby-Dick, "Basura perteneciente a la peor escuela de la literatura de dementes". La Gaceta Literaria de Londres dijo que la historia hizo a los lectores desear que tanto Melville como sus ballenas se hundieran en el fondo de un mar insondable. En EEUU dijeron que Melville tendría que pagar por crímenes contra la lengua inglesa.

Las malas críticas no fueron todas achacables a Melville. La primera edición británica omitió accidentalmente el epílogo. El editor también eliminó 35 pasajes cruciales para "no ofender sensibilidades delicadas políticas y morales." Los críticos y aficionados por igual esperaban una aventura en el océano salvaje. En cambio, Melville les dio 635 páginas de un "ladrillo filosófico".

Edición de 1851 de Moby Dick  FUENTE

Sólo se vendieron 3.715 copias de Moby-Dick en vida de Melville. Su popularidad se desplomó y también lo hizo su cuenta bancaria. Tras escribir unos cuentos y relatos cortos.  En 1863, Melville regresó a la ciudad de Nueva York y se convirtió en un inspector de aduanas. Él realizó este trabajo para el resto de su vida, escribiendo poesías en su tiempo libre.

En 1867, el hijo mayor de Melville se suicidó, y el autor entró en una gran depresión. El día después de la muerte de Melville, su obituario apareció en un solo periódico. Era seis miserables líneas. Melville tendría que pasar tres décadas bajo tierra, antes de los críticos se dieron cuenta de que había algo más en el interior de Moby Dick. Las cosas cambiaron en 1919, cuando Raymond Weaver, un estudiante graduado de Columbia, fue empujado por su antiguo profesor Van Doren,  editor de The Nation a escribir un breve homenaje en el centenario del nacimiento de Melville. Weaver se involucró tanto que dos años más tarde, había escrito la biografía de Melville.

En la década de 1920, cuando se redescubrió Moby-Dick, se dieron cuenta de que tenía prosa artística, ideas iconoclastas, rico simbolismo, temas universales. Se mezclaba ficción con realidad. Fue experimental. Los críticos finalmente entendieron por qué Moby-Dick había sido tan mal recibida porque iba 70 años por delante de su tiempo.

El cine hizo el resto.




Vía: Neatorama


miércoles, 17 de junio de 2015

Cien años de la botella de Coca Cola


Para celebrar los 100 años de este icono mundial, "National Archives" presenta una exposición de la patente original de la botella de Coca-Cola (Diseño de patente Nº 48160).

FUENTE

Hoy en día la botella de Coca-Cola es uno de los recipientes más reconocibles del mundo, pero hace un siglo casi todas las botellas de soda eran casi iguales. Para distinguir su producto de los competidores, Coca Cola, organizó una competición entre los fabricantes de vidrio en 1915 para diseñar una nueva botella que fuese totalmente distinta a las que había en el mercado.

FUENTE

El diseño ganador, fue el patentado por The Root Glass Company de Terre Haute, Indiana. Alexander Samuelson, Clyde Edwards, y Earl R. Dean, fueron los responsables detrás de este diseño. Coca Cola Company adoptó el diseño de la botella en 1916, pero el prototipo original nunca fue fabricado porque era muy costoso e inestable. Las primeras botellas comerciales de "Coca-Cola", debutaron con una base más ancha y la parte de abajo más delgada y de forma contorneada. Esta silueta se hizo tan inconfundible que en 1961 la Oficina de Patentes y Marcas le dio estatus de marca.

Vía: ArtDaily


martes, 16 de junio de 2015

El suceso real que inspiró el "paseo de la vergüenza" de Cersei Lannister


Un montón de cosas impactantes ocurrieron en el último capítulo de la temporada de "Juego de Tronos" Uno de ellos ha sido el "Paseo de la Expiación" de Cersei Lannister. No sólo era una representación fiel de lo que ocurre en el libro de George R.R. Martin, es también una representación bastante exacta de un suceso real evento que ocurrió a finales del siglo XV.

Jane Shore era una de las muchas amantes del rey Eduardo IV. Después de su muerte en 1483 (y la sospechosa muerte de su hijo, Eduardo V y Ricardo Duque de York en la Torre de Londres), su hermano ascendió al trono como Ricardo III. Ricardo acusó a Jane Shore y a dos de sus amantes el Barón de Hastings y Thomas Grey, marqués de Donsey de conspirar contra él, apoyando la rebelión del Duque de Buckingham . Hastings fue el primer ejecutado en la historia de la Torre de Londres y Thomas Grey encarcelado.

Ricardo III de Inglaterra  FUENTE

El Rey acusó a Jane Shore de brujería y de hechicería, pues Ricardo sufría escoliosis y creía que ella utilizaba hechizos para marchitar su cuerpo. No pudo obtener suficientes pruebas y no pudo conseguir que su cabeza terminase en una cesta en la Torre de Londres. En su lugar, fue castigada por inmoralidad .

Para expiar sus "pecados", Jane Shore fue condenada a una penitencia pública que consistía en caminar por la ciudad, mientras multitudes de personas le insultaban. En este caso histórico no iba totalmente desnuda, como Cersei, llevaba una túnica fina de lino que se usaba como ropa interior. Otras fuentes dicen que llevaba una sábana blanca. Al igual que con Cersei, el camino de Jane Shore incluía piedras de sílex afiladas que herían sus pies descalzos.

Penitencia de Jane Shore por William Blake  FUENTE

A diferencia que en la serie al final del camino a ella le esperaba la prisión. El Procurador General, Thomas Lynom, se enamoró de ella y le pidió que se casara con él. A través de Lynom, ella recibió un indulto y fue capaz de vivir el resto de su vida de manera anónima. Algo que no pasará en la serie.

Vía: Mentalfloss

lunes, 15 de junio de 2015

El coche checo que mató a mas oficiales nazis que la guerra


Los historiadores han revelado que murieron mas oficiales nazis en el coche checo, Tatra 87, que en el combate. El Tatra 77 y el 87 eran coches checoslovacos hecho que involuntariamente se convirtieron en una máquina de matar que acabó con cientos de oficiales nazis. El coche se conocía por los aliados como el "arma secreta".

Tatra 77  FUENTE

El Tatra alcanzaba una gran velocidad 160km/h. El motor se encontraba en la parte trasera del coche y era muy pesados. Los modelos eran elegante y con estilo, así que todos los nazis de alto rango querían uno.El Tatra fue creado por Hans Ledwinka y Paul Jaray y había sido producido por primera vez en 1935. El modelo 77 tenía 75 caballos y ​​un motor V8 de 3.4 litros ubicado en la parte trasera del vehículo. El Tatra 87 tenía 95 caballos y ​​era muy querido por los generales nazis, para viajar por las nuevas autopistas alemanas.

1941 Tatra 87 49870 front.jpg
Tatra 87  FUENTE

Cuando Alemania invadió Checoslovaquia en la década de 1930, el coche se convirtió en cada vez más popular entre los alemanes. Fue equipado con una aleta que tenía la intención de hacerlo más aerodinámico. A los oficiales nazis le encantaba conducir el coche a gran velocidad por toda Alemania. Pero su pesada dirección, aseguraba que un giro brusco a alta velocidad, dejaba el coche fuera de control y acababa con las vidas de muchos oficiales.

En 1934, Hitler ordenó a Porsche un diseño de coche económico y para producir en masa. Nació el VW Escarabajo cuatro años más tarde. Había muchas similitudes con el Tatra, y Porsche fue obligadoa a pagar a los fabricantes checo de Tatra tres millones de marcos alemanes en concepto de indemnización en la década de 1960.

Vía: War History

Archivo del blog